El Celta se plantea no realizar más fichajes al cubrir el límite salarial

La opción de contar con un delantero de nivel obligaría a liberar una ficha importante, un escenario que no se contempla a dos semanas vista


vigo

La plantilla del Celta no está cerrada, pero casi. El conjunto vigués tiene cubierto el límite salarial, de 60 millones, y la opción de incorporar a un delantero o a algún jugador importante se complica, ya que pasaría por prescindir de un futbolista con una ficha significativa, algo que no se prevé a dos semanas vista del cierre de la ventana de mercado. El club quiere darles salida a David Costas y Jorge Sáenz, que tienen ofertas de mercado, pero ninguno de los dos liberaría una suficiente masa salarial para incorporar a un delantero de nivel. Lo mismo sucede con Juncà, que quiere salir.

Después del fichaje de Jeison Murillo el capítulo de entradas parece casi cubierto, aunque todo dependerá de las posibilidades de mercado. En cualquiera de los dibujos Óscar García está utilizando a un nueve (Iago Aspas) y Santi Mina aparece en la plantilla como el segundo ariete en la reserva, aunque el vigués también podría jugar en banda.

Además, las posibilidades de mercado tampoco son muchas. La opción que más ha sonado es la del sevillista Carlos Fernández, pero su precio está fuera del alcance de la mayoría de los conjuntos que se han postulado como posibles destinos del sevillano, que además quiere un incremento sustancial de sus emolumentos. Ze Luis, el delantero del Oporto, fue ofrecido pero tampoco parece una opción y Stuani tiene un sueldo demasiado elevado con un margen en el límite salarial tan corto.

De cara al futuro el club confía en recuperar al Toro Fernández. Zaragoza parecía el destino ideal para que el charrúa busque un impulso y de paso comenzar a dar los primeros pasos de cara a la nacionalización. Por eso descartaron una oferta del Young Boys suizo.

Costas y Sáenz, pueden salir

Con este panorama, y a la expectativa de los movimientos que pudiera deparar el mercado, el trabajo en la dirección deportiva del Celta parece más centrado en el capítulo de salidas. Después de liberar la ficha de Jozabed, el club parece centrado en las operaciones de David Costas y Jorge Sáenz. Los dos centrales, que no cuentan para el cuerpo técnico, tienen ofertas de varios equipos pero están apurando los días de mercado.

Juncà piensa en marcharse

La situación de David Juncà es distinta. En este caso es el jugador el que desea cambiar de aires y tiene la oferta del Girona sobre la mesa, pero el Celta todavía no ha dicho la última palabra al respecto, ya que por el momento es el único que puede jugar con Olaza por el lateral izquierdo.

Fontán y Veiga, los cuartos

En la composición de la plantilla de la temporada 20/21 la idea del Celta es que José Fontán sea el cuarto central por detrás de Murillo, Aidoo y Araujo y que Gabri Veiga, que debutó en Primera el sábado ante el Valencia, sea el cuarto mediocentro de la plantilla tras Tapia, Okay y Beltrán. Ninguno de los dos, además, ocuparía ficha del primer equipo, aunque el Celta en estos momentos no tiene problemas de número (cuenta con tres licencias libres).

En este escenario también parece descartarse de un modo implícito el regreso de Rafinha, que por el momento sigue en la disciplina del Barcelona pero sin contar para Koeman, que no lo ha convocado para ninguno de los dos amistosos que han jugado. El hispanobrasileño no está contento con las exigencias de los azulgranas para dejarle salir en comparación con otros compañeros.

La misma ecuación descarta casi por completo la opción de fichar a un portero porque la filosofía sería que salga uno para que entre otro, algo impensable en el actual escenario, lo que en la práctica significa que Iván Villar, salvo algún contratiempo, será el único guardameta del equipo hasta mediados de octubre (un mínimo de tres partidos) y que mientras tanto serán los porteros de la cantera quienes asuman el papel de suplentes.

El covid-19 retrasó el pasaporte europeo de Tapia

El Celta tenía pactada la contratación de Renato Tapia desde principios de año, cuando se convirtió en agente libre. Con el peruano existía un acuerdo en donde se incluía que debía contar con pasaporte comunitario a lo largo del verano, una circunstancia que no se cumplió por mor de la pandemia, que retrasó un proceso que a día de hoy sigue pendiente.

Los entresijos del Celta-Valencia

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

El Celta se plantea no realizar más fichajes al cubrir el límite salarial