Pione Sisto: «Soy atípico en el mundo del fútbol»

El jugador comentó en su presentación con el Midtjylland que en el Celta ya comenzaban a conocerle, asumiendo que hace «cosas que normalmente no se ven»; sus padres realizaron un ritual sudanés


Vigo

Pione Sisto concedió ayer entrevistas individualizadas a los medios daneses tras su presentación con el Midtjylland, que oficializó su llegada dos días más tarde de que lo hiciera el Celta. En la que dio a Tipsbladet explica por qué se decantó finalmente por su antiguo club cuando iba a firmar por el Copenhague. «Mi corazón eligió de repente el Midtjylland. Descubrí que siempre había sido mi deseo. Fui fiel a mí mismo», asegura. Añade que tiene un gran respeto por el otro club, que agradece el trato que le dieron y que nunca pretendió «jugar» con ellos.

El internacional danés revela que tuvo otras ofertas, pero que al escucharse a sí mismo tomó conciencia de lo que quería. No oculta que en su primer viaje a Dinamarca iba a firmar por el Copenhague. «A veces entras en una habitación con un objetivo, y cuando estás ahí, olvidas por qué estás ahí. Tuve un momento muy especial, como si despertara». No considera que se haya equivocado con su comportamiento. «Cuando terminas donde quieres, no hay error», argumenta. Tampoco quiere convencer a los aficionados del club rival de que no actuó de mala fe. « No tengo que convencer a nadie», señala aparte de negar que el factor económico influyera. «Yo estaba allí y sé lo que pasó», zanja.

«Hago cosas que normalmente no ves y hay que acostumbrarse»

El extremo también se refiere a cómo fue regresar a Vigo tras su primer viaje a Dinamarca. «Soy responsable de las cosas que quiero que sucedan en la vida. Tanto lo bueno como lo malo. Fue extraño volver cuando ya estaba en Dinamarca», indica. Y a la pregunta de cómo le recibieron, responde: «Lo bueno es que ahora me están conociendo. Al principio, fue difícil identificar cómo hace las cosas Pione. Ahora no fue una sorpresa para ellos».

«Soy atípico en el mundo del fútbol», asume Sisto. Y añade: «Hago cosas que normalmente no ves y es necesario acostumbrarse a conocer a alguien como yo. El Celta y yo ya habíamos comenzado a entendernos», subraya. Tampoco cree que en el equipo vigués hubiera más presión. «Siempre la habrá cuando eres Pione, no hay diferencia entre fuera y casa. Es solo una presión diferente», valora. Deja claro que ha superado la depresión de la que habló en una entrevista hace unos meses, aunque no quiso profundizar en ello remitiéndose a lo que comentó entonces al respecto.

También considera que ha crecido en este tiempo en el Celta y avanza que no tiene idea de haber regresado para quedarse. Sin embargo, tampoco se atreve a ponerse plazos. «Si alguien me hubiera preguntado si debía volver a Midtjylland cuatro años después de irme al Celta habría respondido: ‘¿De qué estás hablando?’ La vida a veces es muy interesante».

El ritual de sus padres

Lo que más llamó la atención de la presentación de Pione de puertas para afuera fue el ritual sudanés que realizaron sus padres tras el acto. Pero para el Midtjylland no era algo nuevo, sino que los progenitores del jugador ya lo habían realizado cuando fue convocado por la selección danesa. El fin de esta tradición es proteger y dar suerte a Pione.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pione Sisto: «Soy atípico en el mundo del fútbol»