Un terremoto en el Porvir


Vigo

Conozco a Hugo Mallo desde pequeño, cuando los dos comenzamos en el Porvir de Marín.

Lo que resaltaría de Hugo es que a los 29 años tiene la misma humildad que cuando tenía 10, lo que es digno de alabar. Sus amigos siguen siendo los de siempre y jugando al fútbol ya se ve que es un competidor nato y una persona que en amor a su club hay pocos que puedan demostrar lo mismo que él.

En el Porvir era un chaval pero ya se veía que tenía muchas cualidades. Desde pequeño era un terremoto, un todocampista al que no le llegaba el campo para él solo y con los años fue sumando otros aspectos futbolísticos como la veteranía y la experiencia que tiene ahora. Ganó también saber estar y tranquilidad, algo que con 20 es imposible.

Los 231 partidos son una barbaridad en Primera. Nadie regala nada y él se los ganó con su esfuerzo diario, con trabajo y apretando en los días malos. Le veo muchos años más la élite y ojalá se retire en el Celta.

Víctor Vázquez excompañero y amigo de Hugo y futbolista

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un terremoto en el Porvir