De vivir con el agua al cuello a tener siete puntos sobre el descenso

La Voz VIGO

GRADA DE RÍO

Javi Colmenero | LOF

El Celta se fue a dormir ayer con un colchón impensable hace dos jornadas

25 jun 2020 . Actualizado a las 01:26 h.

Todavía queda por jugar el Espanyol (que si le gana al Betis se puede poner a seis), pero el Celta se fue a la cama en la noche de ayer con siete puntos de colchón con respecto al descenso, algo impensable hace una semana cuando tenía al Mallorca a un solo punto y el panorama que se dibujada era del todo preocupante.

Pero después del batacazo del partido del regreso tras la pandemia ante el Villarreal, los vigueses reaccionaron y han sumado siete puntos de nueve posibles, con siete goles a favor y ninguno en contra, lo que ha significado un balón de oxígeno mayúsculo en la tarea de la salvación, cuya meta podría estar ahora a dos victorias a conseguir en las siete jornadas que restan del campeonato.

El triunfo en Anoeta, además, permite al Celta situarse a un solo punto del Valladolid (con el que tiene el golaveraje particular empatado) y a dos del Alavés, que ayer volvió perder y pasa de verse tranquilo a tener que sacar de nuevo la calculadora, aunque su situación sigue siendo muy favorable. El Betis, si no gana esta noche, también podría entrar en el baile definitivo.