Sánchez: «No me gustaba la idea de ir al Celta, pero fue un acierto»

El excéltico reconoce que quería luchar por un puesto en el Valencia en la temporada en que le instaron a fichar por el equipo vigués


Vigo

Juan Sánchez se sumó ayer a los excélticos que han sido entrevistados en directos de Instagram desde que se decretó el estado de alarma. En su caso, mantuvo una charla a través de la cuenta Football Vintage en la que comenzó hablando de a qué se dedica en la actualidad y luego repasó toda su carrera, que incluye dos etapas en el Celta.

Admitió Sánchez que al principio no le convenció la idea de fichar por el club vigués porque su idea era hacer la pretemporada con el Valencia y luchar por un puesto. «Ficharon a otros jugadores del Celta, Otero y Engonga, y tuve que entrar en el paquete con Tárraga, como suele decirse», recuerda. Tuvo que aceptar que no contaba para el Valencia y lo hizo: «Al final tienes que ir a un sitio donde te puedas formar y tener minutos. No me gustó, pero fue un acierto y estuve muchos años». Los inicios en el Celta fueron duros, con varios meses sin ir convocado. «Tuve que trabajar mucho para mejorar, lo conseguí y a partir de enero o febrero jugué», indica.

En cuanto a los entrenadores que tuvo en el club vigués, comentó que Irureta es el que más le marcó, aunque reconoció algún desencuentro con él como con Víctor Fernández. En cuanto a jugadores, se queda con Patxi Salinas. «Aunque no era de Vigo, para toda la gente joven que llevaba era una gran ayuda, una gran persona, capitán y siempre pendiente de todo el mundo», valoró. También le vino a la mente Vicente, «un jugador de allí, capitán, con carisma», además de otros «jugadores importantes» como Eusebio, Mostovoi, Mazinho, Makelele, Revivo, Penev o Míchel Salgado, entre otros.

Recordó que cuando llegó luchaban por eludir el descenso y en tres años fueron «a más». «El club invirtió en jugadores importantes y estuvimos a punto de ganar un título», comentó. En el otro extremo, se refirió a la crisis de los avales. «Sí llegamos a temer el descenso, estábamos cagados, concentrados en Ourense y fueron días horribles, pendientes de la prensa», reveló sobre la incertidumbre hasta que se supo que podrían seguir en Primera con una liga de 22 equipos.

Abordó también la eliminatoria de Copa frente al Betis de la temporada 96/97 con polémica. «Son situaciones que no te esperas, todo el mundo quiere fair play y que no haya esas cosas que pueden cambiar un resultado», dijo. Además, evocó la final del 94 que habían disputado muchos de sus compañeros. «Jugar una nueva final era algo muy bonito y fue una pena», lamentó.

Después vinieron sus mejores años en Vigo. «Llegan jugadores internacionales con mucho nivel que nos dan un plus y con Jabo pudimos entrar en UEFA. Hicimos un gran año y el siguiente, con Víctor Fernández, es de los que más he disfrutado jugando al fútbol», valoró. Entre esos partidos que recuerda de manera especial están algunos europeos como los míticos cruces frente a Aston VIlla y Liverpool, pero también otros ante Madrid y Barcelona en casa. «Fuera nos faltó ser un poco más sólidos para haber entrado en Champions», afirma. Además, marcar el primer gol del Celta en Europa «es un dato para la historia muy bonito».

Tras esta etapa pudo cumplir su anhelo de jugar en el Valencia, un sueño tras el cual regresó al Celta, entonces en Segunda. «Tuve otras posibilidades, pero me llamó el Celta, al que le tengo mucho cariño, y aunque estuviera en Segunda, si eres agradecido y el club te llama en ese momento, sientes que tienes que ir», expresa. No llegó bien físicamente y le costó entrar, pero lo hizo y cuando empezaba a marcar goles, se lesionó. «Estuve tres o cuatro meses parado y pude jugar al final. Conseguimos un ascenso que era muy importante para Vigo», valora.

La siguiente temporada, que sería la última de su carrera, su protagonismo menguó. «Ese año el equipo anduvo bien, se clasificó para UEFA y jugué poco. Iba a cumplir 34 años y físicamente no estaba bien», señala. En ese momento se planteaba regresar a la zona de Valencia, pero le propusieron trabajar en la dirección deportiva del Valencia. «Me gustaba, lo veía como mi futuro y dije: ‘Hasta aquí’». Nunca le llamó la atención ser entrenador y asegura que ahora está «muy a gusto» con su trabajo de agente de futbolistas entre los que están Brais Méndez, Fran Beltrán o Iker Losada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Sánchez: «No me gustaba la idea de ir al Celta, pero fue un acierto»