La lucha del pequeño Iván, una fuente de inspiración para el Celta

El club contactó con la familia de un pequeño soriano que padece leucemia para sumarse a su iniciativa y regalar cubregoteros a los chavales del Hospital Álvaro Cunqueiro


Vigo

Iván tiene ocho años y lucha contra la leucemia desde que contaba con cinco. La pelea de este pequeño soriano ha sido «la fuente de inspiración» -explica el padre del niño, Álex Moreno- para el proyecto de cubregoteros para los niños ingresados en el Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo que el Celta dio a conocer el pasado domingo.

Cuenta Álex que la familia, natural de Soria, ha vivido fuera de su tierra varios años debido a la enfermedad, «de muy mal pronóstico». «Ningún tratamiento ha sido efectivo hasta el momento. Actualmente su estado es muy grave pero no se rinde y sigue luchando», destaca el progenitor. El 25 de febrero de 2018 realizaron un llamamiento a través de las redes sociales con el fin de conseguir unas cajas para cubrir y disimular los dispensadores de quimioterapia, inspirándose en una iniciativa de Brasil. «Nos lanzamos a la aventura por las redes sociales», recuerda el comienzo de la iniciativa que llamó la atención del club celeste.

Fue hace ahora ocho meses cuando el Celta se interesó por el proyecto de las #Chemobox, que así se llaman estas cajas. «Desde entonces se ha trabajado en ello con la ayuda de Celso Frade, que ha sido el diseñador. A él le confiamos este trabajo porque su diseño es el más adecuado e interesante, proporciona más seguridad y comodidad tanto para los niños como para el equipo médico», profundiza Moreno.

El padre de Iván admite que fue «una sorpresa» que el club vigués quisiera sumarse. «Ojalá este empujón sirva para que otros clubes se unan a esta iniciativa tan bonita. Nosotros estaremos encantados de recibir cualquier propuesta», afirma. La familia se siente «muy orgullosa» de que la lucha de Iván haya dado pie a esta idea. «Ojalá un día no hiciera falta esta iniciativa porque el cáncer infantil tenga una cura. Hasta entonces haremos que su estancia sea lo menos dura posible», avisa.

A Iván, que dedicó al Celta como agradecimiento un dibujo -es su gran afición, heredada de su madre Irene, ilustradora-, le «hizo mucha ilusión» que el club se sumara. «Él es #Numantinohastalamédula (hashtag que utilizan en Twitter) pero ahora también tiene un pedacito de corazón celeste», indica Álex. Y reflexiona sobre la importancia de estos gestos. «Para los niños el ejemplo de deportistas, clubes, es un aliciente importante. Y que este proyecto tengo el apoyo de un equipo como el Celta hace mucha ilusión. Ojalá este proyecto lleve fuerza a todos los peques que lo necesiten y lo más importante que sepan que no están solos y que mucha gente los acompaña», desgrana.

Cuando esta familia pidió colaboración para importar la idea la respuesta fue inmediata. «Varios makers nos contactaron para hacerla realidad, entre ellos Pepo Jiménez, Celso Frade o Guillermo Martínez...». A partir de ahí, y con sus diseños, que se han ido actualizando según las necesidades hospitalarias para con peques con cáncer surgió, narra Álex, «un movimiento precioso de mucha gente interesada en llevar algo de magia a otros peques como nuestro hijo a los hospitales».

Álex entiende que las Chemobox «llevan color e ilusión además de disimular los tratamientos con los personajes favoritos de estos». «Son personalizados según sus gustos. La primera #Chemobox en España fue para nuestro peque y con su personaje favorito: Batman», recuerda. Además de esta iniciativa, conciencian a través de las redes sobre la donación de médula ósea y la investigación del cáncer infantil a través de los dibujos de Iván y bajo varios hastsgs como #Batmandonamédula #Numantinohastalamédula.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La lucha del pequeño Iván, una fuente de inspiración para el Celta