Una primera vuelta a medias

Los lectores de Grada de Río aprueban a la mitad de los célticos con minutos en los primeros 19 duelos


vigo / la voz

Por segunda temporada consecutiva, los lectores de la web del Celta de La Voz, Grada de Río, pueden valorar online a cada jugador y al técnico tras los partidos. Finalizada la primera vuelta, y con más de 100.000 votos recogidos en total, de las encuestas se desprende que la mitad de los 24 futbolistas que han tenido minutos aprueban, con una media de todos los partidos y todos los integrantes del equipo que se queda en un 4,95.

Individualmente, se da la circunstancia de que las tres mejores puntuaciones corresponden a jugadores que disputaron como máximo cinco partidos (Iker Losada saca un 6,16; Kevin, un 5,93 y Sergio, un 5,74). De los que han tenido un mayor protagonismo, hay un triple empate a 5,71 entre Iago Aspas, Rubén Blanco y Lucas Olaza, que fueron los mejores en cinco, seis y tres encuentros, respectivamente. Ademas, Aidoo sacó las notas más altas en dos partidos (su media es de 5,66) e Iker, Denis (promedio de 5,19, el más bajo de los que superan el 5) y Juan Hernández (5,3 entre sus dos apariciones y el más destacado frente a Osasuna con 6,22), en uno cada uno.

La nómina de aprobados se completa con Beltrán (5,41), Néstor Araujo (5,24) y Lobotka (5,22). Al borde del aprobado se queda Bermejo con su única actuación (4,98). Le siguen tres de los protagonistas de la Operación retorno -Pape (4,82), Mina (4,77) y Rafinha (4,51)- con Pione en medio (4,56). Más lejos del cinco están Brais (4,18), Hugo Mallo (4,16) y Okay (4), mientras que los suspensos más contundentes son para el Toro (3,84), Jorge Sáenz (3,79), Costas (3,71) y Juncà (3,6).

La nota más alta para cualquier jugador en cualquier partido corresponde a Rubén, con un 9,04 frente al Atlético (0-0). Es el único sobresaliente seguido del 8,73 de Denis frente al Valencia, el 8,25 de Aidoo ante el Sevilla y el 8,15 de Iker ante el Real Madrid, todos ellos partidos de las tres primeras jornadas. Hay tres partidos en los que todos los jugadores aprueban y son las tres victorias (Valencia, Athletic y Villarreal), por el contrario, frente al Getafe no se salva nadie, ante el Eibar solo aprueba Rubén y ante el Levante solo Iago Aspas.

La nota más baja de cualquier jugador en cualquier jornada es el 1,39 de Pione por sus doce minutos ante el Alavés. Hay dos jugadores, Juncà y Saénz, que no logran el aprobado en ninguna de sus actuaciones (tres en cada caso). De los jugadores con más de 15 partidos, los que menos suspensos obtienen son Aspas y Olaza con cuatro en 19 y 17 encuentros, y Néstor con cinco en 17. Once jugadores diferentes fueron los peor valorados alguna vez, con el Toro, Brais y Mina a la cabeza (tres contiendas cada uno).

En lo que se refiere a las notas medias por partido (promedios de todos los jugadores que intervinieron más el entrenador), el equipo aprueba en 11 -siete en casa- y suspende en ocho -cinco fuera-. La mejor calificación es en el triunfo ante el Valencia (7,21), seguida del empate ante el Atlético (6,62) y las otras dos victorias (6,36 ante el Villarreal y 6,32 ante el Athetic Club).

Todos los empates sobrepasan el cinco menos el último, ante Osasuna, y también lo hacen dos derrotas: 5,39 ante el Granada (partido marcado por el VAR) y 5,31 contra el Real Madrid. El peor encuentro del curso según la encuesta fue la salida a Getafe (2,8), seguida por las visitas a Eibar (3,1) y Levante (3,3).

Óscar mejora las notas de Escribá

Las calificaciones para Fran Escribá en los doce partidos que dirigió le deparan una media de 3,47, muy lejos del aprobado al que sí se acerca Óscar García Junyent. De hecho, si no se tiene en cuenta el partido en el que Roger se sentó en el banquillo en su ausencia, la media de sus seis encuentros es de un 5,2. Si se le atribuye a él esa nota, entonces no llega (4,76).

Pero el aprobado de el técnico catalán se sustenta en sus tres primeras jornadas al frente, las únicas en las que pasa del cinco. Su techo fue el triunfo ante el Villarreal, la única en Liga desde su llegada (7,86), precedida del 6,19 de su debut en el Camp Nou y seguida del 5,91 del empate ante el Valladolid. A partir de ahí, suspensos, tocando fondo con el 2,49 de la visita a Butarque (aunque el duelo peor valorado en lo referido al cuerpo técnico es el del Ciutat de Valencia: 2,13).

En cuanto a Escribá, aprueba en cinco partidos, con su tope en el 7,24 de la victoria en Balaídos al Valencia; su registro más pobre fue contra el Alavés (1,23), aunque seguido de cerca por el que se convertiría en su último partido como céltico, con el Getafe enfrente (1,34). Sus últimas cuatro notas se quedaron por debajo del tres y en cuatro ocasiones no llegó al dos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una primera vuelta a medias