El 2019 a través de Grada de Río

Repaso a lo que dio de sí para el Celta en todos los ámbitos el año que termina


VIGO

El 2019 puede resumirse como un año de sufrimiento para el celtismo. Cuando parecía que lo peor había pasado de la mano del gigante Iago Aspas con la salvación de la pasada campaña, el equipo ha vuelto a verse en una situación más que comprometida este curso pese a la ilusión que había generado la Operación Retorno, con el regreso de algunos nombres propios que pocos podían imaginar que vestirían de nuevo de celeste.

Pero más allá de eso, queda el buen sabor de boca de la cantera, con gran presencia de canteranos en el primer equipo céltico -siete en un once 40 años después- y en las categorías inferiores de la selección española, además del mejor juvenil de División de Honor de la historia del club en liga o las alegrías del Celta Integra. También será el año de la deuda cero y el de la colocación de la primera piedra de la nueva ciudad deportiva.

PRIMER EQUIPO

Aspas, salvador de un año nefasto

Los números del 2019 celeste, con 34 puntos y nueve victorias en 39 partidos, hablan a las claras de un año muy duro, el segundo consecutivo con tres entrenadores (Cardoso, Escribá y Óscar) y doce meses de lucha sin tregua por mantener la categoría. Una pelea que marcará también el inicio del 2020. «Corregiremos errores, pero puede volver a ocurrir», decía Mourió al final de la temporada pasada en una afirmación que casi ha resultado ser premonitoria.

En medio de tanta penuria ha vuelto a haber un nombre propio que ha sobresalido por encima de cualquier otro: Iago Aspas Juncal. Máximo goleador español por tercera temporada consecutiva y también por tercer año natural seguido, sus goles fueron claves para seguir en la categoría la temporada pasada, del mismo modo que su lesión durante casi tres meses fue un verdadero lastre para el equipo. En lo individual, desapareció de la selección española con Robert Moreno y recibió la medalla de oro al mérito deportivo de la Federación Galega de Fútbol. Además, en plena lucha por la salvación, renovó su contrato.

Si hay un partido del 2019 que el celtismo recordará siempre probablemente sea el 3-2 al Villarreal, con 0-2 al descanso y dos goles de Aspas para remontar un partido en el que la sensación era que el descenso estaba en juego. También marcó Maxi Gómez, que anotó cinco goles en el año que termina, el último en el 2-0 frente al Barcelona; el uruguayo y el moañés formaron la mejor pareja goleadora del club en 60 años.

A nivel de nombres propios en el primer equipo, Rubén Blanco se consolidó como portero titular -y cumplió cien partidos con el Celta- y Lucas Olaza se descubrió como un jugador muy válido para el lateral izquierdo. Además, Hugo Mallo celebró en abril 200 partidos en Primera y en noviembre 350 con el primer equipo. Pione Sisto se convirtió hace poco en centenario.

En Copa del Rey, y tras quedar eliminado la temporada pasada en primera ronda, el equipo debutó hace unos días con victoria ante la Peña Azagresa en el nuevo formato. En ese partido se reencontraba con el gol Juan Hernández, que había debutado con el primer equipo unos días antes.

Movimientos

El adiós de Cabral y la Operación Retorno

El mercado de invierno trajo el fichaje de Lucas Olaza como único salvable, ya que Hoedt y Boudebouz pasaron sin pena ni gloria. Se marchó definitivamente Júnior Alonso y, cedidos, Mazan, Roncaglia y Dennis Eckert. Los dos últimos ya no regresarían y el eslovaco está ahora a préstamo en el Tenerife, del mismo modo que Jozabed está cedido en el Girona y Emre Mor en el Galatasaray, todos estos movimientos del mercado de verano. El turcondanés volvió a ser apartado este año como ya había sucedido en el anterior.

El pasado verano trajo varias despedidas, la más destacada la de Gustavo Cabral tras siete temporadas defendiendo la camiseta del Celta. También se desvincularon del club Mathias Jensen, Andrew Hjulsager y Radoja, que acabó su contrato, como Sofiane Boufal, que estaba cedido.

En el capítulo de incorporaciones, la Operación Retorno disparó la ilusión con los regresos de los canteranos Denis Suárez -sus lágrimas en el banquillo fueron una de las imágenes del año-, Santi Mina y Pape Cheikh y del excéltico Rafinha. Aparte de ellos, el club incorporó a Joseph Aidoo y al Toro Fernández, cuyo fichaje ya se había concretado en enero y que corrió riesgo por los problemas judiciales del futbolista en Uruguay.

Polémicas

El 2019 no dio tregua en la relación entre Celta y Concello, pero hubo algunas otras polémicas más. Desde la temporada que Radoja pasó en blanco hasta las salidas de tono de Emre Mor, pasando por los hábitos alimenticios de Pione, que en la recta final del año recuperó su mejor versión. También dio mucho que hablar el saludo militar de Okay con su selección, el hecho de que borrara al Celta de sus redes y su su falta de protagonismo tras la lesión que marcó su inicio de Liga. Además, Jensen negó las palabras que un periodista danés había puesto en su boca sobre el club vigués.

Aunque quedó en anécdota, también dio que hablar que interceptaran a Boufal y Boudebouz por circular en patinete. Y el Xuvenil de Teis informó de que el Celta había contraido una deuda con el club de voleibol por el transfer de Melisa Kerman, jugadora del club y pareja de Okay. A principios de año se produjo la espantada de Zinedine Labyad, jugador del equipo juvenil que no regresó tras las Navidades pasadas.

En diciembre se acordaba continuar con el proceso contra Santi Mina por agresión sexual.

CANTERA

El mejor juvenil, un filial salvado en el play-out y canteranos que desputan

El difícil año del Celta B contrastó con los éxitos de la cantera, especialmente del Juvenil A. El filial se salvó en el play-out del descenso de categoría y en verano hubo cambio de entrenador, con la llegada de Jacobo Montes en sustitución de Rubén Albés -que fichó por el UCAM pero fue sustituido-. Fue la última temporada de su capitán, Diego Alende, y Manolito Apeh superó sus problemas de salud y regresó tras anunciarse su marcha.

El Juvenil de División de Honor, que luego fue anfitrión de la Copa de Campeones, se proclamó campeón de Liga con los mejores datos de su historia en un equipo en el que despuntó Iker Losada, ahora en el filial y que tuvo oportunida de debutar con gol en Primera frente al Real Madrid. Otro de los canteranos del filial, Sergio Carreira, debutó en Copa hace unos días, mientras que Gabri Veiga está siendo todo un descubrimiento en el segundo equipo. Este curso han firmado su mejor primera vuelta con un equipo del que forma parte Raúl Blanco Juncal, primo de Aspas

La presencia de canteranos con las selecciones ha sido una constante, con convocatorias para Diego Pampín, Iker Losada, Gabri Veiga, Miguel, César Fernández, Robert Carril, Brais Rodríguez, David Vilán y Sergio Carreira. Además, Robert Deziel fue citado por Estados Unidos sub-15. Tres jugadores célticos, Fontán, Pampín y Beltrán, fueron incluidos en la primera selección de Fútbol Draft.

A lo anterior hay que sumar que el Celta Integra, que por primera vez tiene a una jugadora en sus filas este curso, se proclamó la pasada campaña campeón de La Liga Genuine. El equipo de Álex Abalde, además, fue galardonado por Down Vigo.

A Madroa recibió las visitas de Míchel Salgado para completar su formación como entrenador y de Vero Boquete para prepararse antes de emprender un nuevo reto en Estados Unidos. Además, Eduardo Covelo tomó el testigo de Carlos Hugo García Bayón al frente de la base.

INSTITUCIONAL

Deuda cero, conclicto con el Concello y Mos en el horizonte

El Celta dio por finalizada tras diez años la deuda concursal, como quedó de manifiesto en la última junta de accionistas. Mientras el club celebró hace unos días el acto de la colocación de la primera piedra de la nueva ciudad deportiva de Mos, pese a la oposición de parte de los vecinos al proyecto que se hizo patente con varias manifestaciones a lo largo de los últimos doce meses.

Una vez más, continuaron las diferencias entre el Celta y el Concello de Vigo, que se hicieron especialmente evidentes en relación con Balaídos. La caída de cascotes en Marcador y las deficiencias en Río con el cambio de los asientos fueron en esta ocasión los principales puntos de fricción, con comunicados cruzados en varias ocasiones.

El club, que se hace llamar Grupo RC Celta, puso en marcha la iniciativa CeltaLab1923 y el ciclo de charlas Fútbol de Salón, que inauguró Eusebio Sacristán y que ya ha contado con Valdano a la espera de los invitados del 2020. El equipo femenino sigue siendo una asignatura pendiente.

AFICIÓN

A Nosa Reconquista

El celtismo jugó un papel protagonista en el 2019, especialmente durante la campaña A Nosa Reconquista, con recibimientos multitudinarios y celebraciones postpartido con los jugadores que se convirtieron en ritual durante el final de la temporada pasada y que dejaron imágenes para el recuerdo. Además, fueron reconocidos como la mejor afición de la temporada y se creó la plataforma Siareiros Celta Vigo para agrupar a los aficionados de la grada de animación.

Una vez más, el Celta estuvo acompañado de aficionados en todos los campos en los que jugó, desde el Camp Nou a La Planilla, donde visitó a la Peña Azagresa en Copa. Vitoria y Eibar, como es habitual, estuvieron entre los desplazamientos más multitudinarios, aprovechando también la gran relación entre las aficiones. Además, niños de toda Galicia y el norte de Portugal siguieron acudiendo a Balaídos con la Eurorrexión Celeste.

Peñas

La familia celtista dio la bienvenida a nuevos colectivos como Licor Celeste, Celtábanos o La banda del Toto, siempre de tacón, mientras que otras creadas el año anterior, como Celtábanos o Nasa Celeste, celebraron sus inauguraciones. Además, las Peñsa Celtistas de Noia y Vilalba soplaron 50 velas, Maruía de Moaña 25 como Vlado Gudelj A Rúa y tanto Viaductos de Redondela como la viguesa Quinocho y A Mao Negra de Cualedro cumplieron 20. Además, la socia número 1, Alicia Barreiro, cumplió 80 años como abonada.

DESPEDIDAS

En el 2019 el Celta dijo adiós a varios exjugadores, entre ellos Pedrito, Luis Felipe Navas, Albino Carrera, Francisco Garbayo, Miguel Téllez y Jesús Hidalgo. También fallecía el entrañable Marcial, antiguo utillero del club. Por todos ellos se guardaron minutos de silencio antes de partidos disputados en Balaídos.

El celtismo se conmocionó con la muerte de la hija pequeña de Luis Enrique, Xana, y con la pérdida de Miguel, el aficionado celtista que perdió la vida de manera súbita a los 15 años y al que se dedicó el último recibimiento del año. Falleció también uno de los aficionados nacidos el mismo año que el club, Pablo Vaquero, mientras que la Peña Alcoyana dijo adiós a su miembro Antonio y Zoqueiros de O Porriño a Emilio.

MÁS DE GRADA

A lo largo del 2019, Grada de Río llegó a los 25.000 seguidores en Facebook, los 10.000 en Twitter y los 13.000 en Instagram. En su quinto año en funcionamiento, la web siguió tratando de informar sobre la actualidad del club, sin descuidar la historia de la entidad a través de la sección de Hemeroteca Celeste y dando un papel protagonista a la afición, con iniciativas de las peñas e historias de celtismo a través de Zona Celeste y a sus opiniones en el apartado de Tú opinas Celta, con encuestas frecuentes sobre temas de actualidad del club y opción de puntuar a cada jugador tras cada partido.

Grada de Río contó con los análisis tras cada jornada del entrenador Julio Álvarez-Buylla y las colaboraciones habituales de nombres como Moncho Carnero, Patxi Salinas, Milucho, Mosquera o Antonio Gómez, entre otros. También se publicaron entrevistas con excélticos como Lequi, Baiano, Merino, Fernando Cáceres, Jonathan Vila, Álex López u Óscar Vales, entre otros, además de con los jugadores actuales, con Iago Aspas a la cabeza.

Entre las efemérides de la sección de Hemeroteca en este 2019 estuvieron el 20 aniversario del 7-0 al Benfica, los 10 años de la firma del primer contrato profesional de Iago Aspas, los 15 del último partido en Champions, los 25 de la final de Copa o los 90 de la disputa del primer partido oficial en Balaídos. Además, se recogieron los cumpleaños redondos de Fernando Cáceres y Karpin (50), Pichi Lucas (60) o Luis Villar (70), entre otros.

Un sinfín de aficionados fueron protagonistas en Grada de Río este año, como el pequeño Xoel de Xinzo, la pareja que se casó con una pantalla gigante para ver un partido, el abuelo que viajó por primera vez en avión por el Celta o la amistad entre dos viguesas y el único celtista de Tánger. También se contó la historia del canterano Roi Domínguez, que superó un cáncer y despertaron una gran curiosidad las bodas de Hugo Mallo y de Iago Aspas, así como las visitas de este último a Land Rober y La Resistencia, o la mala fortuna de los dos robos que sufrió el delantero. Además, Alhama se ganó el cariño del celtismo y un puñado de asientos de Balaídos. 

A través del perfil de Twitter de Grada de Río se informó en directo de cada partido, de las ruedas de prensa en las previas de todos los partidos de los entreadores del equipo y de comparecencias especiales como los desayunos informativos de Mouriño o la junta de accionistas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El 2019 a través de Grada de Río