Pape, el último es el primero

El centrocampista pasó de inédito con Escribá a pieza fija, y con un buen rendimiento, para García Junyent


vigo

Cuando Óscar García Junyent llegó a Vigo Pape Cheikh llevaba 179 minutos de juego, una titularidad y era el último mediocentro del Celta. Tres semanas después, el senegalés formado en A Madroa acumula tres partidos como titular en el equipo (su mejor racha de siempre), ya ha disputado 247 minutos a mayores y el viernes se convirtió en el jugador céltico que más balones recuperó esta temporada en un partido: 12 ante el Valladolid.

Pape llegó a Vigo para aumentar la nómina de mediocentros defensivos, un perfil que en absoluto se ajusta a su realidad. Quizás por eso Escribá apostó por un jugador como Okay, más habituado a jugar por delante de la defensa y al trabajo de contención. El turco, que ahora acumula seis partidos sin un solo minuto (siempre en el banquillo), fue titular en cuatro encuentros saliendo de una lesión que le tuvo parado tres meses a lo largo de todo el verano.

Pero con el cambio de entrenador Pape tuvo su oportunidad y no la desaprovechó. En el Camp Nou fue titular en el costado izquierdo del trivote y en los dos últimos partidos formó tándem en el doble pivote con Lobotka. En estas tres citas su protagonismo ha ido en aumento en minutos y en prestaciones hasta el punto de completar sus primeros 90 minutos de la temporada.

En esa contienda el mediocentro recuperó 12 balones, tuvo un acierto en el pase del 90 % (46 buenos de 51 intentos), ganó sus dos duelos aéreos, hizo dos faltas y perdió otros tantos balones. Y se movió en todo momento por el centro y por la derecha ayudando a Hugo Mallo en las coberturas de un costado en el que también estaba Santi Mina.

Pape no jugaba tres partidos seguidos en un primer equipo desde el mes de abril de 2017 cuando todavía era jugador del Celta y no se había marchado al Olympique de Lyon. De la mano de Berizzo y en el curso de la semifinal de la Europa League (16/17) Pape fue titular de un modo consecutivo ante el Eibar, Granada y Betis. De los tres, el conjunto vigués solo ganó en Los Cármenes.

En Lyon nunca encadenó dos partidos como titular en liga. De hecho, en la temporada que más jugó (18/19) solo fue seis veces titular en 14 participaciones globales.

A sus 22 años y con estos datos en la mano todo invita a pensar que Pape Cheikh está en el momento de pegar un vuelco a su carrera y comenzar a demostrar todo el potencial que le adivinaban los técnicos que le formaron en la factoría de A Madroa y que le consideraban un jugador de largo recorrido por sus cualidades físicas y su calidad técnica.

A día de hoy parece de los más fijos para un entrenador que no entiende de titulares y que ha dado muestras de valentía en la toma de decisiones. Una de ellas, darle la alternativa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pape, el último es el primero