Al Celta no le basta su tímida mejoría


VIGO

El Celta salió derrotado frente al Betis de un partido en el que si el valor de goles no contase, no hubiera perdido. Pero más por suerte que por desgracia, esto es fútbol y aquí las victorias a los puntos o merecer más que tu rival no son valores cuantificables ni sumables al resultado final. Escribá rompió el paradigma y modificó la disposición de los jugadores en el campo. Una novedad que acercó líneas pero que solo se tradujo en una tímida mejoría de tres cuartos hacia adelante, en donde el Celta, pese a mejorar, volvió a pecar de falta desborde y de la capacidad para traducir su dominio en ocasiones claras de gol. Y es que el equipo volvió a hacer bien lo que hacía bien y a hacer mal lo que hacía mal y esto ha día de hoy no llega para ganar los partidos, ni parece que llegue en un futuro más próximo con las aparición de las famosas dinámicas.

La clave

Cadena de errores

Los detalles son claves en el fútbol y más si se convierten en errores. ¿Por qué se perdió si el Celta mejoró su nivel ofensivo y generó más que el rival? ¿Por qué se perdió ante un rival que partió al equipo con los cambios ofensivos en los últimos 15 minutos? ¿Por qué se perdió si has sido superior durante al menos 60 minutos? Una mala temporización que acaba con una entrada a destiempo, una acción a balón parado, un mal despeje y un despiste en la segunda jugada son respuestas no ya a por qué no se ganó, pero sí a porque se perdió. El balón parado parece que regresa al debe del equipo.

2 La rotación

La variante táctica

Escribá cambió sus disposición táctica abandonando su sistema de referencia. Similar a una rotación, sitúo a Mina en la derecha, que por velocidad y verticalidad es lo más parecido que tiene en la plantilla a un extremo, Rafinha por el centro para enlazar con Aspas y el de Moaña en la punta del ataque. El gol del Betis apenas dejó ver el ataque del Celta en la primera media hora, pero sí es cierto que en la segunda parte los vigueses, ya con Brais, generaron más opciones de gol que en el pasado. Vale, pero llega con esto? Los rivales saben que el peligro del Celta está cuando corre, en las rápidas transiciones y en el peligro de Aspas recibiendo entre líneas y tras pérdida no les duele replegarse y entregar el balón al Celta al que el juego posicional se le sigue atragantando.

3 El dato

La puesta en escena

La llegada de Escribá ha aportado orden y mejora defensiva pero el Celta tal vez se haya convertido en un equipo excesivamente predecible. Sin riesgos de inicio tanto ofensivos como defensivos los vigueses parecen intentar que lo que suceda en la primera parte no les haga daño, como si esperasen juzgarse el todo o nada en los 45 minutos finales. Es una opinión, pero los tres goles marcados en los primeros 45 minutos desde que Escribá llegó al equipo es un dato.

Julio Álvarez Buylla es entrenador nacional, máster en psicología deportiva y coach deportivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Al Celta no le basta su tímida mejoría