Cuando Mostovoi vistió doce minutos de blanquiazul

Después de ocho temporadas en el Celta, el Zar se despidió del fútbol en el Alavés, donde apenas estuvo un mes


Vigo

Si hay un club español al que el nombre de Mostovoi estará asociado siempre, ese es el Celta. Sin embargo, el vigués no fue su único club en España ni tampoco donde colgó las botas. Lo hizo en el Alavés, por el que tuvo un breve paso en el año 2005, meses después de finalizar su vinculación con la entidad viguesa, con la acababa contrato el 20 de junio del 2004.

Corría el mes de mayo de hace quince años cuando el Zar vestía la camiseta del Celta por última vez en una temporada llamada a ser histórica -primera vez que el equipo disputaba la Champions y única hasta el día de hoy- pero que terminó con descenso. Y hasta ahí llegaron los días celestes del ruso, que ese verano disputaría la Eurocopa con Rusia -siendo expulsado de la concentración- antes de empezar un largo período de inactividad.

Porque sin renovación por el Celta ni equipos en el horizonte, el jugador vivió unos meses a caballo entre Vigo y Rusia hasta que recibió la llamada del entonces dueño del Alavés, Piterman, para incorporarse al equipo. Se compromería por tres meses, desde marzo hasta el final de la temporada 2004/2005 con la idea de servir de impulso para que el conjunto vasco, entonces en Segunda, recuperara la categoría.

Sin embargo, el paso de Mostovoi por el Alavés no duró ni un mes. El partido del 3 de abril del 2004, en el que Chuchi Cos le dio doce minutos y el excéltico marcó un gol, fue el único en el que lució la camiseta blanquiazul. Solo unos días después, tras ausentarse de varios entrenamientos alegando dolores de espalda, abandonaba el club para regresar a Rusia con esos problemas físicos y la falta de adaptación como explicaciones para su marcha.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Cuando Mostovoi vistió doce minutos de blanquiazul