«Se puede decir que estoy imbatido»

El lateral, que ejerció de portero en Ibiza, ya se había puesto bajo palos con el Victoria siendo infantil y sin encajar

Pampín, con unos guantes de su hermano Kike, que fue portero: «Me dijo que ya llevaba más partidos en Segunda B bajo palos que él»
Pampín, con unos guantes de su hermano Kike, que fue portero: «Me dijo que ya llevaba más partidos en Segunda B bajo palos que él»

Vigo / La Voz

Diego Pampín (Oleiros, 2000) se convirtió en el gran protagonista del triunfo del Celta B ante el Peña Deportiva. El lateral ejerció de portero y no encajó, lo que sumado a los goles de Jacobo y Manolito permitió la remontada. Confiesa que no era su primera vez bajo palos.

-¿Había actuado como portero alguna vez antes?

-Da la casualidad de que en infantiles, en el Victoria, me pasó algo parecido. En vez de expulsar al portero, se lesionó cuando también habíamos agotado los cambios y me puse yo unos veinte minutitos como esta vez.

-¿Y encajó en aquella ocasión?

-No. Íbamos ganado y tampoco encajé, así que se puede decir que estoy imbatido (risas).

-¿Cómo se decidió asumiera usted esa responsabilidad?

-Manu Farrando se fue enseguida al banquillo a ofrecerse, pero el cuerpo técnico creyó que teniendo tres centrales y solo yo de lateral, lo mejor era dejar esa línea de tres sin laterales. Sabíamos que ellos tenían una pequeña debilidad, que saltaban a la presión muy adelante y dejaban muchos espacios atrás. La idea era intentar salir en cortito para luego golpear en largo y salir a la espalda. Y funcionó.

-Decía que Farrando se ofreció. ¿Y usted?

-Estaba justo en el otro lado pendiente de si iban a pitar falta, penalti... Escuché mi nombre y dije que perfecto, que no tenía problema. Son circunstancias y no me iba a quedar allí para siempre, así que si era lo mejor para el equipo, sin problema.

-¿No tenía la sensación de que con 3-2 y el portero expulsado el partido estaba perdido?

-Sí, fue un palo enorme y encima después del penalti que pitaron en la primera parte. Fue otro golpe en la cara. Además entre el campo y que hacía mucho calor, se veía complicado. Pero la falta directa nos metió mucho en el partido y luego la galopada de Manu, que define perfecto.

-¿Cómo vivía usted todo eso desde la portería?

-Tenía ganas de coger la pelota e ir yo a rematar casi todo arriba. Creo que en esa galopada de Apeh fue como si corriera con él. Estaba nervioso, sobre todo cuando te pones por delante y solo piensas en que acabe cuanto antes y no tener que intervenir.

-¿Le sorprendió que el Peña Deportiva no tirara más?

-Sí, hasta su entrenador dijo luego que no paraba de gritarles como loco que tiraran. Era lo normal, porque prácticamente no había portero. Pero participé una vez y para coger el balón con las manos. El resto fueron saques de puerta, un par de balones al área y dos córneres. No pasé muchos apuros.

-¿Temía que intentaran batirle por arriba?

-Lo que más. En la última jugada hubo un balón que me pasó por la cabeza y no sabía si salir o no. Menos mal que Farrando y Ros estuvieron increíbles evitando cualquier remate dentro del área y me ayudaron mucho.

-¿Qué consejos recibió antes de ponerse bajo palos?

-Gael (el entrenador de porteros) estaba todo el tiempo colocándome e indicándome... Cualquier detalle me lo comentaban.

-¿Y qué tal le sentaban los guantes?

-Los de Fran me los tendría que poner casi en los pies. Menos mal que estaba Álvaro en el banquillo y los suyos me quedaban perfectos.

«El cuerpo técnico me dio su confianza y más ilusionado no puedo estar»

Pampín confiesa que tras el partido fue objeto de muchas bromas y que ese día quedará como «una anécdota» divertida que difícilmente olvidará. Una experiencia más en la temporada en que se estrena como capitán y asegura sentirse más ilusionado que nunca. Es su tercera campaña en el B y la sexta en el club.

-¿Qué hay de cierto en esos entrenamientos a puerta cerrada con el preparador de porteros de los que hablaba en Twitter (dijo que habían dado fruto)?

-Casi todo es broma, pero no todo. A veces cuando acaba el entrenamiento nos quedamos probando con unos penaltis o unas faltas y siempre hay alguna coña. Te pones en portería y lo típico: «Tírame ahora y a ver qué pasa».

-¿Y qué tal se le daba?

-¡Dejémoslo en que el domingo ganamos y es lo importante!

-Ya le han llamado O Gato de Oleiros, Ter Stegen Pampín... ¿con qué mote se queda?

-Tras la victoria todo fueron abrazos y muchas bromas, todo positivo. La de O Gato me gustó bastante y fue la que más coña hizo en el vestuario, también por Sergio (O Gato de Catoira).

-¿Cómo está viendo al equipo en este inicio de liga?

-Estas dos victorias son un punto de moral grande. Empezamos con dudas porque no estábamos en la dinámica todos. Ahora estamos entrenando juntos y se nota porque lleva unas semanitas coger las sensaciones todos juntos.

-A nivel personal, se estrena como capitán. ¿Le pesa?

-Es una responsabilidad y me estoy adaptando, pero con mucho gusto. Solo había sido capitán en alevines y no es comparable, ahora me veo de capitán de un filial con 19 años. El cuerpo técnico me dio el brazalete y es una muestra de confianza, una manera de decirme que iba a ser importante en el grupo, así que más ilusionado no puedo estar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Se puede decir que estoy imbatido»