El Celta se queda cada vez más solo sin equipo femenino

El Real Madrid llega a un acuerdo con el Tacón y competirá en Primera


Vigo

El presidente del Celta, Carlos Mouriño, confirmaba a finales de mayo que el equipo femenino del club vigués tendrá que seguir esperando. Y cada vez está más solo en la menguante lista de entidades de fútbol masculino que no han creado una sección de mujeres. Porque ayer se supo que de esa nómina se borrará a partir de la próxima campaña el Real Madrid, con lo que aparte de los célticos, solo quedan entre los componentes de La Liga Valladolid y Getafe, que han expresado su intención de dar el paso que el Celta sigue retrasando.

Varios medios daban cuenta en el día de ayer de que el Real Madrid ha alcanzado un acuerdo con el CD Tacón, club de fútbol femenino creado en el año 2014 y que ha conseguido el ascenso a Primera para competir en la élite la próxima campaña. Tras meses de negociaciones, y a falta de que se haga oficial, el club blanco aprobaría así de este modo una asignatura que tenía pendiente desde hace tiempo la entidad que preside Florentino Pérez. Según estas informaciones, la compra se ejecutará a principios de la próxima semana y estará cifrada en 300.000 euros.

Con el Real Madrid pasarán a ser catorce los clubes con sección masculina que militarán en la élite femenina (Primera Pro) en el curso 2019/2020. A ellos se suman diez en Segunda Pro, siete en Primera Nacional y otros cuatro en Autonómica. El fútbol vigués, por su parte, contará con el ascendido Atlántida de Matamá en Segunda Pro y con el Sárdoma y el Valladares en Primera Nacional.

El Celta ha descartado tanto la creación de un equipo propio desde cero como un posible acuerdo con alguno de esos clubes vigueses que llevan ya años en funcionamiento. El argumento recurrente es la falta de instalaciones para poder acometer el proyecto con plenas garantías. «Seguimos en lo mismo. No hay campos, no podemos. Damos pasos para hacerlo, pero no podemos, es materialmente imposible. Estamos buscando la solución», expresaba Mouriño el 31 de mayo preguntado al respecto.

De esta manera, el Celta nunca ha puesto fecha ni se ha comprometido a desarrollar el proyecto femenino, aunque sí ha manifestado que su deseo es hacerlo cuando se den las condiciones idóneas. Esta actitud ha generado muchas críticas no solo en la afición, sino en personajes públicos como la futbolista guardesa de Primera división Anaír Lomba, Lombi, que siempre ha comentado que las razones que da el Celta le parecen excusas.

Algunas de las escuelas que tiene el club vigués en el extranjero sí cuentan con equipos femeninos. Es el caso de la primera que se abrió, en Campeche (México), y también de la de Brasov (Rumanía).

Años de luces y sombras en los clubes vigueses

El fútbol femenino vigués ha vivido en los últimos años importantes contrastes. Por un lado está el ocaso del equipo más importante e histórico de la ciudad, El Olivo, pero por otro el florecimiento de otros clubes que rompían su techo en lo que a categoría se refiere.

El club verde, que llegó a militar en la máxima categoría del fútbol femenino español años atrás, se vio abocado a la desaparición hace ahora un año después de multitud de problemas. Fueron dominadores absolutos de su grupo de Segunda nacional y jugaron varias fases de ascenso sin éxito. Pero tras la última de ellas se produjo una desbandada de jugadoras, algunas de las cuales emprendieron acciones legales por impago. A partir de ahí comenzó un proyecto nuevo que duró dos temporadas más, con sanción de descenso de categoría por irregularidades en el uso de la ficha de una futbolista.

Paralelamente, otros dos conjuntos vigueses vivían temporadas en auge. En los últimos años, el Valladares y el Atlántida de Matamá ascendieron por primera vez en su historia a la que hasta ahora era la segunda categoría del fútbol femenino español. Ambos firmaron buenas temporadas hasta el punto de que en la pasada el Matamá que dirige Edu González consiguió el ascenso a la nueva primera B, que finalmente se llamará Segunda Pro. Además, el Valladares B logró el ascenso a Primera Gallega en la misma temporada de su creación.

A esto hay que sumar al Sárdoma, que pese a que tuvo una mala temporada 2018/2019, mantuvo la categoría y sigue prolongando su etapa en Primera Nacional, donde está consolidado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Celta se queda cada vez más solo sin equipo femenino