Toro Fernández, cerca de un pacto que le permita jugar en el Celta

El delantero ultima un acuerdo con la familia de la joven a la que atropelló, lo que le llevaría a evitar el juicio en Uruguay y podría viajar a Vigo


vigo / la voz

El proceso contra el delantero uruguayo Gabriel Fernández, fichado por el conjunto vigués, por atropellar a una joven el pasado mes de diciembre parare estar desde ayer un poco más cerca de una resolución favorable para los intereses del futbolista y de los célticos, con los que se comprometió en enero. El primer fichaje para la próxima temporada está cerca de alcanzar un pacto con la familia de la joven a la que atropelló en diciembre y que permanece en estado de coma.

«Estamos cerca de llegar a un acuerdo», señaló el abogado de la familia de la chica, Juan Fagúndez, según recogen varios medios uruguayos. En las últimas horas se ha celebrado la primera audiencia de conciliación entre los representantes legales del futbolista y de la familia de la víctima. Según el diario El País, el delantero ofreció 600.000 dólares como reparación y aunque la familia de la joven pedía inicialmente 1,4 millones, rebajó la cantidad solicitada a 900.000.

En la audiencia de ayer se plantearon diferencias económicas y se dispuso una prórroga hasta el lunes para seguir negociando. «Confiamos en la buena voluntad de todos los participantes directos e indirectos para solucionar este tema», aseveró Fagúndez, recordando la complejidad del asunto. «Es delicado, terriblemente doloroso para todas las partes, imposible de valorar económicamente. Todo va a terminar tarde o temprano en una suma indemnizatoria», indicó Daniel Burgos, uno de los abogados del futbolista.

Según los letrados del Toro, el hecho de que pueda incorporarse o no al Celta determinará en buena medida sus opciones de pagar la cantidad. «Si no viaja, las posibilidades económicas de Fernández son menores y por lo tanto la posibilidad de servir una indemnización es menor», concluyó Burgos.

El Celta siempre mostró su confianza en que el Toro se pueda incorporar con normalidad en la fecha prevista con el resto de sus compañeros y comenzar la pretemporada, prevista para el 8 de julio, sin ningún inconveniente. Fue el 5 de mayo, nada más conocerse las medidas cautelares que se le imponían al jugador para los siguientes 60 días (incluida la de no poder salir de Uruguay), cuando el director deportivo, Felipe Miñambres, se pronunció por primera vez. «Se ha celebrado la vista y nos han dicho que pasado ese tiempo podrá venir el 8 o el 9 de julio», comentaba añadiendo que si todo seguía su cauce y no se producía ningún cambio, podría ser jugador del Celta.

Más recientemente, era Mouriño el que abordaba el tema y se expresaba en la misma línea. «La información que tenemos es de los despachos de abogados de allá. En el caso de que sea desfavorable la condena, es un accidente involuntario, lo cual según nos dicen, no estamos personados allí, no es un delito de cárcel». Y agregaba que la información de la que disponían es que el jugador estaría «en condiciones» de incorporarse.

Además, su agente había revelado la inclusión de una cláusula en el contrato por si finalmente esta causa le impedía viajar. Si lo hace, el Celta tendría tres delanteros contando a Maxi, aunque dando por hecha la marcha del también uruguayo, Fernández está llamado a ser su sustituto en el equipo. Se trata de futbolistas muy similares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Toro Fernández, cerca de un pacto que le permita jugar en el Celta