Se cumplen cuatro años del regreso a casa de Aspas

El Celta anunciaba por sorpresa el fichaje del canterano dos años después de su marcha


Vigo

2015: Si le hubieran preguntado al celtismo esa misma tarde sobre una posible vuelta de Iago Aspas al Celta, seguramente la mayoría se habrían referido a ella como un sueño irrealizable. Y, sin embargo, el 12 de junio del 2015 se hizo realidad. El club vigués anunciaba por sorpresa y contra todo pronóstico la vuelta del canterano entre el entusiasmo generalizado y también una pizca de incredulidad.

Formado en A Madroa, Aspas había dejado el Celta rumbo a Liverpool tras su temporada de debut en Primera (en la que el equipo se salvó milagrosamente del descenso en la última jornada). Ni en Inglaterra le fue bien ni tampoco en Sevilla al año siguiente. Pero aunque en aquel momento su rendimiento era una incógnita tras dos temporadas de protagonismo reducido, en casa volvió a aflorar su mejor versión y desde su vuelta ha ido en lo personal superándose temporada a temporada.

Tanto fue así, que como jugador del Celta le llegó la oportunidad de la selección, con la que no ha faltado a una sola convocatoria desde noviembre del 2016 y con la que está a punto de disputar su primer Mundial. Si en la tamporada 2016/2017 había logrado los mejores números goleadores en Liga de su carrera profesional, la siguiente los superó para ser por segunda campaña consecutiva el máximo goleador español del campeonato. Y esta última temporada lo ha sido por tercera vez.

En el verano del 2015, Aspas era el primer fichaje del verano celeste. Tras él llegarían Daniel Wass, John Guidetti y Drazic. El canterano firmaba por cinco temporadas -el año pasado renovó hasta el 2022- y el club pagaba por él alrededor de cuatro millones de euros, después de haberle vendido en el 2013 por nueve.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Se cumplen cuatro años del regreso a casa de Aspas