Pione Sisto encabeza la devaluación

La mala temporada del danés le pasa factura en el valor de mercado, que también deja señalado a Lobotka, mientras que Brais Méndez, Beltrán y Okay son los más revalorizados en el Celta


Vigo

La mala temporada colectiva ha tenido daños colaterales en la plantilla del Celta a nivel individual. El barómetro del valor de mercado sitúa a Pione Sisto a la cabeza de la devaluación seguido por Stan Lobokta (que hizo un buen final pero un discreto campeonato en lo global), ya ni se inmuta con Emre Mor, que ha ido perdiendo caché en cada revisión y deja guiños positivos con Brais Méndez, Fran Beltrán y Okay Yokuslu a la cabeza. Según el portal CIES Football, en su revisión del pasado mes de mayo, el jugador más cotizado del plantel sigue siendo Maxi Gómez, seguido de Iago Aspas.

PIONE SISTO

El danés pierde 18 millones en una temporada

En octubre pasado, con un tercio de liga encima, Pione Sisto valía 28,7 millones y era uno de los jugadores del Celta con mayor cuota de mercado. Pero desde entonces su juego comenzó a menguar y el atacante terminó desapareciendo víctima de sus problemas personales hasta convertirse en un suplente habitual, lo que provoca que ahora su tasación oscile entre los siete y los diez millones de euros. No obstante, y dada la situación actual, parece difícil que alguien pueda pagar esa cantidad por un futbolista que en estos momentos tampoco cuenta para su selección. Firmó su peor año desde que llegó a Vigo en el verano del 2016.

 

LOBOTKA

Un buen final para maquillar un mal año

Stan Lobokta es el segundo en la pérdida de cartel del conjunto vigués. El eslovaco fue la sensación de la liga en el ejercicio 17/18, pero las lesiones, el trasiego de entrenadores y la dinámica del equipo le llevaron a un nivel muy por debajo del exhibido un año atrás. De la mano de Escribá recuperó parte del terreno perdido, pero sin alcanzar todo su esplendor. Eso le ha llevado a bajar en su valor en unos cinco millones de euros, ya que en el primer informe de la temporada tenía asignados 25,1 y ahora su tope se sitúa en los 20. Con una cláusula de 50 millones está por ver por cuánto lo vende el Celta este verano. No oculta en público que su deseo es salir.

 

MAXI GÓMEZ

Sigue siendo el futbolista con más valor pero con una pequeña merma

Maxi Gómez no pudo asumir el liderazgo de Iago Aspas en los tres meses que estuvo lesionado en el Moaña y durante ese tiempo solo fue capaz de marcar un gol. Esa situación le lleva a caer a un máximo de 50 millones, apenas uno menos que el caché que tenía en octubre. En este caso su precio concuerda con la cláusula de rescisión. Pese a todo, es el céltico mejor posicionado para salir este verano en la que seguramente será la mayor operación de la historia del club,

 

EMRE MOR

Una caída sin fin en medio de la indiferencia

La caída de Emre Mor ya no sorprende a nadie. Cuando el Celta lo fichó en agosto del 2017 a cambio de 13 millones, todo apuntaba a que el conjunto vigués podría sacar una buena plusvalía por el turcodanés, pero dos años después su devaluación ha sido una constante. Y lo peor, ya casi nadie confía en su recuperación después de todos los avatares. Mor acabó la temporada con una valoración que oscila entre los cuatro y los siete millones, un millón menos que con respecto al informe de octubre del Observatorio CIES. El Celta, de puertas afuera, sigue apostando por su recuperación, pero no puede descartarse una salida.

Un trío de indemnizados pese al año

Las noticias positivas en clave de revalorización llegaron de la mano de Brais Méndez, Fran Beltrán y Okay Yokuslu. También Boufal salió bien parado de su cesión, pero el marroquí nacido en Francia parece tener su futuro lejos de Vigo.

BRAIS MÉNDEZ

El salto más espectacular de todo el plantel

Brais confirma a final de temporada la misma tendencia de la que venía haciendo gala a mitad de curso. Suya ha sido la mayor revalorización de todo el plantel céltico. Comenzó el curso con una valoración de 6,2 millones y en estos momentos su caché, para CIES, oscila entre los 15 y los 20. En este salto mucho tiene que ver su etiqueta de titular durante casi todo el curso (menos el período de lesión) y la llamada de la selección absoluta con la que llegó a debutar y marcar en partido amistoso. Su curva siempre ha tenido sentido ascendente a pensar del año del equipo.

FRAN BELTRÁN

Prima más su primera parte de la liga que un final sin protagonismo

A sus 18 años, cuando debutó, Beltrán estaba llamado a ser uno de los más revalorizados del Celta. Venía de Segunda división con un valor que apenas alcanzaba los dos millones de euros, pero todo lo jugado en la primera vuelta y su cuota de protagonismo le hicieron subir hasta igualar la tasación de Brais. Su valor a final de temporada también oscila entre los 15 y los 20 millones (al Celta le había costado ocho). Y eso que en la recta final Fran Escribá apostó por gente más experimentada y apenas le dio minutos de juego.

OKAY YOKUSLU

El fichaje más rentable del curso

Okay fue creciendo con la campaña. Suscitó dudas en los inicios (tuvo una inoportuna lesión en la pretemporada) pero terminó siendo un fijo, firmando buenos partidos y ayudando a corregir el desfase defensivo. Ese crecimiento tuvo incidencia también en su valoración de mercado, que se dobló en un año, pasando de los seis millones iniciales a un máximo de 15 en su nueva cotización.

SOFIANE BOUFAL

El cedido que más se revalorizó

El futuro de Boufal depende del Southampton pero a Inglaterra vuelve revalorizado después de su año en Vigo. Su caché se dispara a una horquilla entre los 10 y los 15 millones, por debajo todavía de su precio real.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Pione Sisto encabeza la devaluación