Escribá, primera decisión de futuro

Salvada una desastrosa temporada el Celta debe comenzar a edificar un proyecto sólido que se inicie con la elección del entrenador y la ratificación del director deportivo, que queda señalado


Vigo

Salvada una temporada decepcionante, y con aroma a fracaso, con la salvación el Celta debe comenzar a construir el futuro sin dilación. La primera decisión debe ser confiar el Escribá el próximo proyecto o nombrar a un quinto técnico en menos de dos años. También conocer el futuro de Felipe Miñambres, un director deportivo con responsabilidades directas, al menos por cargo, en la mala planificación del curso recién finiquitado. Y después, tomar decisiones con la plantilla. Todo apunta que habrá al menos una decena de cambios. Comenzando por una línea defensiva que hizo aguas salvo contadas excepciones.

ENTRENADOR

La hora de definir la primera opción

Fran Escribá es la primera opción para el banquillo del Celta. El club piensa en el valenciano para darle estabilidad al puesto después de dos años de locura y todo está pendiente de una reunión. El entrenador también hizo un guiño a la continuidad en su rueda de prensa posterior al partido con el Rayo Vallecano y ahora todo queda pendiente de la negociación. Escribá le ha dado equilibrio, estabilidad y normalidad a su cargo, algo importante después de los precedentes de Mohamed y Cardoso. Por contra, su método de juego no responde al 100 % al patrón del ADN Celta. Machín parece la principal opción para un plan B para el que también ha sonado Lopetegi.

DIRECCIÓN DEPORTIVA

La responsabilidad y el peaje de Felipe Miñambres

Puede que no sea el máximo responsable de la política de fichajes del club, pero Felipe Miñambres es la cabeza visible de la secretaría técnica, un departamento cuya partida se lleva alrededor de un millón de euros en el presupuesto anual del club. El maragato tiene un año más de contrato y todo apunta a que lo cumplirá pese a que la temporada lo ha dejado señalado. Erró en tres de los cuatro entrenadores que fichó, la plantilla de este proyecto presentó importantes carencias y descompensación (falta de un tercer delanteros, sin bandas, con demasiados jugadores del mismo perfil...) y todo quedó a merced de la magia de Aspas. La campaña del Celta B, del que también es responsable máximo, tampoco puntúa a su favor.

PLANTILLA

Se avecina un año de cambios

Sería un error apostar por los mismos mimbres después de semejante temporada. Todo indica que habrá al menos una decena de movimientos en la primera plantilla. De entrada están los cedidos (Hoedt, Boufal, Boudebouz y Olaza), Gustavo Cabral que acaba contrato, la decisión sobre la continuidad de Sergio Álvarez, sobre quien el club tiene una opción de corte unilateral, y las posibles salidas de jugadores como Maxi Gómez por quien se esperan importantes ofertas y que parece dispuesto a cambiar de aires.

NECESIDADES

Más músculo, más garra y un punto de veteranía

Que el Celta tiene calidad y gol está comprobado, pero necesita ganar músculo defensivo y más carácter y también un punto de veteranía. Porque el equipo vigués a punto estuvo de pagar las consecuencias de un plantel demasiado joven sin experiencia en situaciones límite. Todo derivado de su falta de contundencia para cerrar los partidos en los que se puso por delante. Un problema que se repitió en los últimos años.

LOS CEDIDOS

Decidir la opción de compra de Lucas Olaza

El buen rendimiento de Lucas Olaza en los dos meses de competición que ha disputado abren las opciones de que el Celta pueda ejercer la opción de compra que tiene sobre el charrúa. Boca pagó cuatro millones de dólares (3,5 millones de euros) por el 70 % de su pase a Talleres y en torno a esa cifra debe moverse la operación teniendo en cuenta que el club argentino fue el primero en buscar una salida para el lateral al tener el cupo máximo de extranjeros cubierto. Más complicada parece la opción de compra de Boudebouz, situada en ocho millones de euros.

Difícil o imposible regreso para Roncaglia, Beauvue, Mazan, Dennis y Juan Hernández

Cinco son los jugadores que el Celta cedió esta temporada sumando los mercados de invierno y de verano. Roncaglia se mostraba feliz en el Valencia, en donde jugó hasta el partido de ida con el Arsenal, pero no hay opción de compra. Beauvue acabó jugando con el filial del descendido Caen francés, Mazan apenas ha contado en un Segunda italiano como el Venezia, igual que Dennis Eckert en el Excelsior, que terminó descendido en la Eredivisie y en donde no fue titular. Juan Hernández estuvo toda la temporada lesionado.

EL FICHAJE

La vía judicial condiciona la llegada del Toro Fernández

El uruguayo Gabriel Fernández es jugador del Celta, cedido hasta junio en el Peñarol de Montevideo, desde hace meses, pero su llegada a Vigo está condicionada a que pueda abandonar su país al estar imputado por un atropello a una joven cuyo estado sigue crítico mucho tiempo después del accidente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Tags
Comentarios

Escribá, primera decisión de futuro