Iago Aspas, un fijo en la selección

La Voz VIGO

GRADA DE RÍO

M.MORALEJO

El moañés, que hoy espera conquistar su tercer trofeo consecutivo como máximo goleador español, vuelve a la lista de Luis Enrique tras la lesión

18 may 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Pasan los seleccionadores y Iago Aspas sigue siendo un fijo para la selección española. Lo fue con Lopetegui y lo sigue siendo con Luis Enrique. Desde que fue convocado por primera vez en noviembre del 2016 el moañés solo se perdió la cita anterior por una lesión que coincidió con la recta final de su recuperación, pero de regreso el delantero lideró la remontada del Celta cara a la salvación y ese buen trabajo encuentra ahora recompensa en modo de citación para los partidos del mes de junio ante Islas Feroe (el día 7) y Suecia (el 10).

«No hay duda sobre Iago, es el máximo goleador español y un jugador que nos gusta mucho», comentó ayer Robert Moreno, el segundo entrenador de Luis Enrique en la selección y con anterioridad ayudante en el Celta. Antes, Iago tiene dos tareas pendientes: certificar la salvación del Celta y sumar su tercer entorchado como máximo goleador español. De entrada tiene un gol de ventaja sobre Borja Iglesias. El céltico saldrá al campo sabiéndose pichichi estatal o el número de goles que tendría que marcarle al Rayo, ya que el compostelano juega desde las 16.15 horas ante la Real Sociedad en Cornellá un duelo con alguna esperanza europea.

La aportación de Iago en la selección y en el Celta no pasa desapercibida para el actual cuerpo técnico de la Roja. Pese a perderse tres meses de competición el diez suma 18 goles, ocho de ellos desde que regresó el 30 de marzo ante el Villarreal. Desde entonces ha marcado en todos los partidos de casa. «Al Celta sin él le ha tocado sufrir y afortunadamente para ellos, con su vuelta han sido capaces de hacer un final de temporada importante que les ha permitido salvarse. Aunque virtualmente, están salvados», comentó el propio Moreno, que también habló del conocimiento anterior sobre el jugador: «No cabe duda de que Iago es un caso que conocemos porque estuvimos el año pasado con ellos. Es un jugador diferencial».