«Es como si Iago tuviera la camiseta pegada a la piel y nos lo transmite a todos»

Cabral habló tras la victoria ante el Girona de la importancia que tiene


Vigo

Gustavo Cabral respondió ayer en la zona mixta de Balaídos a la pregunta que hoy es inevitable para cualquiera que tenga algo que ver con el Celta: qué significa Iago Aspas para los vigueses. El argentino dudó al principio sobre cómo expresarlo: «Significa mucho, qué podemos decir. No alcanzan las palabras», acertó a decir de inicio.

Pero acto seguido, tras calificarle como «referente», encontró la manera de explicarlo con gran claridad «Aporta mucho dentro del campo y fuera, hace sentir la camiseta porque cada vez que le vemos es como si él la tuviera pegada a la piel. No transmite eso a los compañeros y tenerle siempre es positivo», indicó.

La primera temporada de Cabral en el Celta fue la última de la anterior etapa de Iago, pero ya entonces, en aquel curso 2012/2013 en el que Aspas debutaba en Primera tuvieron ocasión de compartir vestuario. El argentino es uno de los pocos supervivientes de aquel vestuario que ha estado de manera ininterrumpida desde entonces. Tras el paréntesis del moañés, esta séptima temporada del central en Vigo es la quinta en que coinciden.

Justamente Cabral tuvo otro recuerdo de esa primera campaña suya en Vigo al ser preguntado por la afición del Celta. «A mí no me sorprende porque me lo demostró el primer año. También estábamos peleando el descenso y tuvimos 500 personas alentando en un entrenamiento», rememoró añadiendo que en otros sitios es completamente distinto cuando las cosas van mal hasta el punto de recibir insultos. «Estoy sin palabras y agradecido de vivir este momento y de que la gente muestre su cariño». Sostiene que tras recibimientos como el de ayer el jugador sale de otra forma al partido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Es como si Iago tuviera la camiseta pegada a la piel y nos lo transmite a todos»