Escribá trabaja por grupos y Zidane inicia su segunda era

En el Bernabéu coincidirán dos equipos con terceros entrenadores recién llegados

Juan Carlos Hidalgo

vigo

Rara vez coincidirán en el banquillo en un mismo partido dos entrenadores recién llegados, pero menos si ambos ejercen el papel de tercer técnico de un equipo en la misma temporada. Sucederá el sábado en el Bernabéu en el segundo duelo de Escribá con el Celta y en el primero de Zidane con el Real Madrid en su regreso al equipo blanco diez meses después.

La sesión del miércoles en el Celta deparó una novedad. Después de la derrota ante el Betis Fran Escribá decidió separar a los jugadores y trabajó de un modo individualizado especialmente con suplentes en el último partido a excepción de Juncà, Lobotka y Maxi Gómez. En ese grupo estuvieron Cabral, Hoedt, Pione Sisto, Hjulsager, Emre Mor, Jensen y Jozabed, defensas y centrocampistas esencialmente. El resto, casi todos los titulares, se quedaron en el gimnasio con trabajo físico, aunque hicieron acto de aparición en el césped en la recta final.

Un poco antes Zinedine Zidane volvió a dirigir una sesión del Real Madrid -el rival de los célticos- la primera desde el 24 de mayo, la víspera de la última final de la Champions. En su regreso a casa -que comenzó con una charla- el francés solo se encontró con tres caras nuevas: Courtois, Odriozola y Díaz. Todo lo demás le resulta muy conocido, de ahí que el Madrid que viene el camino para el sábado será un equipo muy reconocible tirando de la hemeroteca de la temporada pasada. Algunos de los defenestrados con Solari ya han apurado el paso. Marcelo e Isco entrenaron en el día libre y ayer se apuntaron a la causa. Más difícil lo tendrá Bale, que a su temporada discreta une ahora sus diferencias con el entrenador de las tres Champions. El galés volvió a entrenar con el grupo después de un percance en el tobillo en el partido que supuso la eliminación continental ante el Ajax.

Para el debut ante el Celta, Zidane contará con toda su constelación de futbolistas de primer nivel a excepción de Marcos Llorente, Vinicius, Carvajal y Lucas Vázquez que están lesionados y el sancionado Casemiro.

En el Celta las dos bajas confirmadas son las de los dos jugadores con más influencia en la plantilla. El capitán Hugo Mallo, que cubre partido de sanción, y que podría dejarle su lugar al también canterano Kevin Vázquez, recuperado por completo de su lesión, y Iago Aspas, que volvió a hacer trabajo de campo individualizado con el readaptador Pedro Docampo y que debe estar disponible para el equipo después del parón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Escribá trabaja por grupos y Zidane inicia su segunda era