Cardoso vuelve a ensayar con la defensa de cinco

El técnico luso mantuvo una larga charla con Néstor Araujo


VIGO

El Celta volvió al trabajo en la mañana del martes y Miguel Cardoso no perdió tiempo en la preparación del partido ante el Eibar (domingo, 12 horas, Ipurúa). Después de la activación física y de trabajar con los jugadores por zonas, la primera sesión de la semana acabó con un partidillo en donde quedó ratificada la apuesta por la defensa de cinco unidades.

Porque pese a la ausencia de David Costas, aquejado de una gastroenteritis, el entrenador luso apostó en un teórico once titular por una defensa de tres centrales con Araujo -con el que mantuvo una larga charla- en el perfil derecho, Cabral por dentro y Hoedt en la lado izquierdo, siendo los laterales para Hugo Mallo y David Juncá.

El centro del campo ya ofrece más dudas, porque en el ensayo del martes el técnico juntó a Okay -que se ejercitó con normalidad pese al golpe de Mendizorroza- y a Jozabed en un equipo y a Lobotka, Beltrán y Jensen en el otro equipo. En el ataque Brais y Boufal ejercieron como escoltas de Maxi Gómez.

Otra de las novedades del entrenamiento a puerta abierta fue ver a Hjulsager en la posición de lateral derecho, un lugar inédito para el danés pero al que se podría adaptar por sacrificio, velocidad y juego, aunque todo apunta a que se trata de un recurso de emergencia ante la ausencia de Kevin Vázquez, que padece una rotura parcial del tendón pectoral mayor izquierdo.

La falta más notable fue la de Pione Sisto, que se ausentó según el club «por motivos personales». El atacante danés vive una situación complicada al no contar para el entrenador como se deduce de su descarte del pasado sábado después de haber sido un futbolista importante en los dos años y medio que lleva en Vigo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cardoso vuelve a ensayar con la defensa de cinco