Señales de cara al futuro


El Celta dejó señales de mejoría en el Alfonso Pérez. Dejó la percepción de que es posible que el partido ante el Sevilla haya sido el ansiado punto de inflexión que todo el celtismo espera de un equipo que el sábado dio la cara ante las adversidades y que compitió de tú a tú ante un rival que está luchando por los puestos de Champions. Cardoso modificó el planteamiento y el Celta ya no solo ganó en solidez defensiva, sino que además generó más peligro que en los encuentros anteriores. La entrada de Aspas fue la otra buena noticia que rescatar de un partido marcado por lo que sucedió en el minuto 36. En Getafe no hubo puntos, pero sí sensaciones que tal como estábamos no parece algo menor.

LA CLAVE

El Celta no contó con los imponderables

Se vio a un Celta con el partido preparado. Reforzado defensivamente el equipo con tres centrales por dentro para hacer frente a los dos puntas rivales, situó por delante una línea de cuatro que no dejaba espacios ni por dentro ni por fuera y que facilitaba las ayudas defensivas a los laterales que tanto se echaron de menos en otros partidos. El Celta controló el partido, incluso con 10, pero sucumbió ante situaciones seguramente poco predecibles cuando se preparó el guion del partido.

LOS MATICES

Volvieron los tres centrales

Volvió la defensa de tres centrales habitual en épocas anteriores. A diferencia de Mohamed, el técnico actual renunció al segundo punta para tratar de reforzar las bandas lo que le dio resultado al equipo vigués. Incluso con 10 Cardoso no modificó de manera sustancial el planteamiento hasta la entrada de Aspas. Defendió con dos líneas y aprovechando el ataque para descolgar por dentro a Boufal y Brais. Pese a la inferioridad el equipo no sufría e incluso pudo marcar. Solo la falta de contundencia en un balón dividido y el consiguiente desajuste defensivo en banda izquierda pusieron el marcador de cara para el Getafe.

EL ATAQUE

Volvieron las ocasiones

No resultaría atrevido decir que en Getafe el Celta ha tenido casi tantas llegadas y ocasiones de gol que en la suma de los tres partidos anteriores. Con gol anulado a Mallo incluido, el Celta con 10 gozó de tres ocasiones muy claras en las botas de Jozabed, Boufal y Brais. Pero lo mejor fue que el Celta tuvo pausa y paciencia para generar ocasiones, lo que sumado al poder que demuestra a balón parado parece una noticia alentadora cara al futuro.

LO POSITIVO

El Celta dio la cara ante las adversidades

Todas las circunstancias desfavorables que se produjeron en el partido de Getafe habrían mermado el juego y la competitividad de cualquier equipo y máxime en la situación por la que actualmente transita el equipo celeste. Lejos de eso, el grupo no se descompuso, compitió y dio muestras de una recuperación que tendrá que confirmar en las próximas semanas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Señales de cara al futuro