Cardoso: «No voy a hablar porque no quiero ser sancionado»

Efe GETAFE

GRADA DE RÍO

ALBERT GEA

El técnico pidió que «las decisiones sean revisadas», pero evitó entrar a valorar lo sucedido

09 feb 2019 . Actualizado a las 16:11 h.

El entrenador del Celta, Miguel Cardoso, lamentó la derrota frente al Getafe que calificó como un «castigo muy duro», reconoció que no están en un buen momento y declaró que, pese a la derrota que les mantiene al filo del descenso, están «muy vivos». Los célticos comenzaron por delante, pero la expulsión de Maxi Gómez tras el penalti que supuso el empate del Getafe cambió la dinámica del choque y les dejó con diez jugadores.

«Ha sido un castigo muy duro para un partido que nos iba a hacer muy competitivos en un terreno y en un estadio en el que no es fácil jugar. Veníamos con ilusión, teníamos el partido controlado, pero al final hay un compendio de cosas que pasan y afectan», dijo Cardoso, en conferencia de prensa. «Teníamos un plan para este partido y lo probamos durante casi todo el tiempo. El equipo fue capaz de resistir, sufrió el gol del penalti y hasta el final de la primera partido tuvimos ocasiones de marcar», señaló.

El técnico portugués no quiso entrar a valorar la expulsión de su jugador ni el gol anulado a su equipo en la primera parte. «No voy a comentar si el gol es o no es porque además tengo que tener cuidado con lo que digo porque no quiero ser sancionado». Y añadió: «No tengo que hablar por el Celta, hay otros responsables. Yo solo digo que trabajamos muy fuerte, que tenemos voluntad y que, aunque no estamos en un momento bueno, tenemos capacidad y queremos que nos dejen jugar al fútbol», agregó.