La contienda que marca el futuro

La Voz VIGO / LA VOZ

GRADA DE RÍO

M.MORALEJO

El Celta, a cuatro puntos del descenso, visita al Rayo en una cita trascendental para definir el objetivo

11 ene 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Sin terminar de asimilar el batacazo de la derrota del lunes ante el Athletic, al Celta le toca abrir jornada esta noche en Vallecas, uno de sus campos malditos, y ante un ahora rival directo como el Rayo Vallecano. Porque la cita de hoy tiene colgado el cartel de trascendente: si el conjunto de Cardoso es capaz de regresar con los tres puntos pondrá de nuevo distancia con la zona roja, pero una derrota le llevaría a tener el descenso en los talones cuando la primera vuelta toca a su fin. Las dos caras de una temporada huérfana de regularidad en donde la plantilla no ha respondido en casi ningún momento a las expectativas generadas.

La derrota ante el Athletic ha sido de lo más duro vivido hasta el momento. En 90 minutos el Celta perdió los papeles y se metió en un lío, por segunda vez en la temporada, porque el mismo escenario se dibujó en la víspera de recibir al Huesca en Balaídos. Entonces solucionó la papeleta Iago Aspas, pero el salvavidas celeste no estará hoy (se pierde el segundo partido por lesión) y para salir del embrollo Cardoso solo hará un cambio esta noche en el peculiar recinto de Vallecas: Jozabed, que vuelve al estadio en donde ofreció sus mejores prestaciones, pasará a ejercer de media punta (lo esperado el lunes aunque luego no se concretó) y Beltrán retrasará su posición para compartir doble pivote con Okay, siendo Lobotka el sacrificado en la formación inicial. El eslovaco recuperó la titularidad con el cambio de año pero en ningún momento se sintió cómodo y terminó siendo relevado en un doble pivote inconexo.

Lo que no está sobre la mesa es la opción de colocar a Brais en su posición natural de media punta. El mosense seguirá partiendo de la derecha, aunque al final su hábitat natural termine siendo el pasillo central. En defensa, por exigencias del guion, y pese a las groseras licencias del lunes, todo indica que seguirá el mismo cuarteto. Será una nueva reválida en un campo que no permite respiros ni despistes.