Maxi, foco de presente y de futuro

La Voz VIGO

GRADA DE RÍO

LOF

El charrúa aparece como un futbolista fundamental para sobreponerse al mes de enero sin Iago Aspas y en Uruguay aseguran que su salida de Vigo está pactada para el próximo verano

06 ene 2019 . Actualizado a las 22:42 h.

Maxi Gómez acapara el foco en el Celta. En el presente, porque su figura será fundamental para un mes de enero sin Iago Aspas, y para el futuro inmediato, ya que en Uruguay aseguran que su venta está pactada para el próximo verano, cuando todavía le quedarían tres años de contrato con el conjunto vigués.

El 2019 se presenta como un año clave en la meteórica carrera del delantero del Celta. Aunque tenga pretendientes en el mercado invernal nada anuncia que vaya abandonar Vigo en el mes de enero. Primordialmente porque el Celta le necesita más que nunca. Maxi y Iago Aspas son el sustento ofensivo del equipo ?aunque en la dos jornadas anteriores los célticos no marcaron? y sin la presencia del diez, la aportación del internacional uruguayo se antoja primordial. Durante un mes será el único delantero de referencia y el jugador que debe asumir la mayor responsabilidad anotadora del equipo. Con toda probabilidad en un sistema 1-4-2-3-1. Hasta la fecha Maxi Gómez suma ocho goles en trece partidos, dos menos que el moañés. La temporada pasada finalizó el curso con 18 dianas, una cifra que parece al alcance con 21 partidos por delante. El de Paysandú ha sido el primero en llegar a los 25 goles en sus 50 primeros encuentros con el Celta.

Pero el foco del charrúa también apunta al verano. A los rumores ya existentes se les une el comentario de un dirigente de Peñarol que indicó que el futbolista tenía pactada su salida del Celta el próximo verano, una opción que en absoluto puede descartarse aunque salvo que llegue un equipo con los 50 millones de cláusula el conjunto vigués siempre tendrá la última palabra al restarle tres temporadas más de contrato al futbolista. En los últimos tiempos el equipo que más ha sonado para hacerse con los servicios del céltico es el Atlético de Madrid, que ahora no podría fichar por el tope salarial.

La salida de Maxi no es un tema nuevo. Las oportunidades de mercado se sucedieron casi desde el día de su fichaje, ya que el Celta pudo venderlo pocos días después de ficharlo al mercado inglés. Lo mismo sucedió en el mercado invernal del 2017 cuando una oferta del fútbol chino estuvo a punto de prosperar. La frenó el propio jugador y su deseo de permanecer en Europa para asegurarse una plaza en el Mundial de Rusia.

El verano pasado se repitió la historia con el West Ham inglés como el equipo más interesado, aunque su oferta de 25 millones y cinco en variables no de lejos llegaba a las expectativas del Celta.

En este escenario hay que tener en cuenta las nulas relaciones entre la cúpula del club y Stellar Group, agencia de representación que se hizo con sus servicios el pasado verano. De hecho las relaciones entre el propio futbolista y el Celta no pasan por el mejor momento y una revisión de contrato se antoja poco menos que imposible. Maxi es uno de los futbolistas con salario más bajo de la actual plantilla del cuadro vigués.

En una hipotética operación de futuro, el Celta, lo fichó por cuatro millones, tendría que ceder el 20 % de la transacción al Defensor Sporting, su club de procedencia y seguramente el más interesado en hacer caja.