El orgullo de ser hijo de un pionero celeste

Dino Baz apenas conoció a su padre, Pepe Hermida, pero ha dedicado años a investigar sobre su figura y recopilar material sobre el que fue jugador de la primera plantilla del Celta


Vigo / La Voz

Dino Baz cuenta divertido que si su pareja y él cumplen su deseo de ser padres próximamente, le contará a su hijo nacido en 2019 o 2020 «que tendrá abuelo nacido en el siglo XIX -concretamente, en 1897-». Y no uno cualquiera, porque ese abuelo sería Pepe Hermida, uno de los históricos de la primera plantilla del Celta que procedía del Vigo Sporting en el momento en el que ambos se fusionaron en 1923.

Cuando Dino nació, su padre tenía 66 y su madre 27. Fallecido en 1970, no tuvo ocasión apenas de conocerle ni guarda recuerdos propios. Tampoco ha podido llevar su apellido -fue fruto de una relación posterior al matrimonio de Hermida, del que nacieron seis hijos y no se volvió a casar-. Sin embargo, lleva a gala ser hijo de un céltico y se ha encargado de investigar sobre su vida y recopilar material sobre él, aparte de convertirse en un forofo del Celta pese a residir en Sabadell desde niño.

«Él me tuvo mayor y no puedo recordarle, pero conozco muy bien su historia», indica. Su madre fue su fuente principal antes de su muerte hace 30 años y parte de la familia de su padre también le ha ayudado a ser partícipe de la historia. «Él era de Gondomar y de allí pasó al Vigo Sporting, por lo que con la fusión, formó parte del primer Celta. Desde pequeño pude tener conciencia de que mi padre había sido alguien importante en la historia del Celta y sentirme orgulloso por ello», señala. Entre sus fuentes estuvo también el mítico Hermidita, primo de Dino por parte de padre. «Yo iba de vacaciones a Tui, él sabía quién era y hablaba mucho conmigo siendo ya mayor», recuerda.

Con el paso de los años y el avance de las tecnologías, Baz encontró un nuevo aliado en Internet para seguir profundizando en la figura de su padre. «Ya siendo mayor me documenté muchísimo, pude acceder a más fotos aparte de las propias personales que tengo dedicadas por él. He ido recopilando muchas cosas, también a través de gente de Tui que me las pasó». En su Facebook tiene multitud de álbumes en los que comparte todo ese material y también tiene muy presente a su tío Ángel Hermida, Carburo, que también fue céltico.

Pese a vivir en Cataluña desde la infancia, su pasión por el Celta ha seguido intacta. «Cuando juegan el Barça y el Madrid, soy del Barça, pero entre Celta y Barça, no hay ninguna duda». Ve todos los partidos y asegura que ser conocedor del pasado de su progenitor le ha marcado en ese sentido. «Tuve siempre esa inquietud de tener un vínculo con el Celta. Tengo la pena de no haber podido disfrutar de mi padre, pero también el orgullo de saber quién fue», proclama.

Ha vuelto a Galicia en multitud de ocasiones e incluso le abrieron las puertas del museo del club en Balaídos. «Era un día que estaba cerrado y al decirles quién era me dejaron entrar y pude ver un montón de documentos de mi padre». Todo un regalo para un celtista de sangre en la distancia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El orgullo de ser hijo de un pionero celeste