Sacrificio céltico en Anoeta

Cardoso revolucionó el once pensando en la liga y el resultado fue un partido sin ocasiones de gol


Siempre quedará la duda de qué podría haber pasado si Cardoso, en vez de poner patas arriba el once del Celta, hubiese apostado por soñar la Copa del Rey. Pero el luso hizo su apuesta mirando de reojo a Villarreal. Priorizó descansar a sus jugadores más solventes, reservó a los goleadores, confeccionó un once inédito con un ataque todavía más inédito, y el resultado fue el adiós al torneo del KO con un balance ofensivo paupérrimo. Una despedida copera plana y triste con un puñadito de futbolistas esforzados pero romos que no sabían cómo hincar el diente a un rival que liquidó el partido en el primer tiempo y se echó la siesta en el segundo. En Anoeta el Celta se sacrificó voluntariamente en aras de un triunfo deseado en Villarreal. Ahora, que la apuesta salga bien.

los onces

Ambición y conformismo

Si el once titular sirve como termómetro para valorar el hambre de Copa, Cardoso y Garitano ya dejaron claras sus intenciones desde el minuto cero. Mientras la Real Sociedad ordenaba su equipo de gala, empezando en Moyá y acabando en Januzaj, en el Celta solo Okay sobrevivía del último once. El técnico luso fue tres niveles más allá de las rotaciones, prescindió de los dos goleadores, de su zaga de referencia y volvió a dar a Sergio Álvarez las riendas de la portería. Mazan, inédito hasta la fecha, jugó su primer partido del curso, Kevin jugó el tercero, y Roncaglia, Cabral y Júnior, que no habían contado para el entrenador, estructuraron la línea de tres centrales. Okay tuvo a su lado a Beltrán, y arriba fueron Hjulsager, Pione Sisto y Emre Mor los encargados del ataque. Lo nunca visto.

la clave

Un ataque 100 % danés

Por primera vez en mucho, muchos partidos, el Celta salió al campo sin Iago ni Maxi, su seguro del gol. Los dos fueron espectadores desde el banquillo durante la primera mitad y comprobaron cómo Mor, Hjulsager y Pione montaban una línea de tres que sacó rendimiento a sus virtudes. Porque los tres daneses son pequeños y muy, muy rápidos, pero apenas rompieron líneas, no encontraron asociaciones acertadas ni sus compañeros les metieron balones al hueco por donde podían aparecer para sangrar a la Real Sociedad. Se enredaron en combinar sin realmente buscar la portería de Moyá. Hjulsager, el más hacendoso de los tres, probó fortuna cada vez que un balón se le puso a tiro, pero todos sus intentos fueron blandos. Mor deslumbró con un autopase para después estrellarse con el portero y Sisto fue a lo suyo. Rotondas y más rotondas, como diría Carlos Blanco. Cuando Maxi y Iago entraron al terreno de juego el partido tomó otro rumbo, pero ni ellos lograron disparos a portería. El Celta se lo puso demasiado fácil a su rival.

la defensa

Faltó agresividad

Por primera vez desde que llegó a Vigo, Miguel Cardoso cambió la defensa. Se decantó por una zaga de cinco en la que tuvieron cabida todos los zagueros con los que no estaba contando. Kevin vivió su tercer partido ante la Real Sociedad pegado a la banda derecha, Mazan se estrenó en la izquierda y Cabral, Roncaglia y Júnior Alonso jugaron por dentro. El problema es que más efectivos no son sinónimo de más solvencia, y entre los cinco no fueron capaces de encimar ni tapar el área. Les faltó un punto de agresividad y de anticipación. El resultado fue que la Real encontró dos golazos imparables y a partir de ahí se dedicó a vivir de rentas. No pasaron muchos más apuros los defensas del Celta, pero es que el daño ya estaba hecho.

la película

Posesión sin premio

El Celta tuvo la posesión, eso es innegable, y se pasó prácticamente todo el segundo tiempo en campo rival. Pero la realidad es que no inquietó para nada a los de Garitano. Moyá ni se manchó los guantes, y la afición de Anoeta se pudo comer el bocadillo sin indigestarse. El planteamiento celeste arrancó con cinco minutos de rondo, luego llegaron los goles de la Real Sociedad, y a partir de ahí los vigueses estuvieron a merced de un rival que tampoco tuvo que esforzarse demasiado. El control de la pelota que tuvo en el segundo acto resultó estéril a pesar de que la presión txuri urdin estuvo muy lejos de la que habían exhibido en la liga. A los célticos les faltó chispa, verticalidad y sangre, y les sobró balón.

el futuro

Un vestuario sin Copa

El Celta dijo adiós a la Copa a las primeras de cambio. Se despidió de un torneo al que hace tiempo que le tiene ganas dando la sensación de que lo sacrificaba por la liga. Pero, ¿y ahora qué? Cardoso ya parece tener un once más o menos definido y un buen puñado de sus jugadores habían depositado sus esperanzas en el torneo del KO. ¿Cómo se manejará un vestuario inflado con solo una competición?.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Sacrificio céltico en Anoeta