Una Real Sociedad brillante como visitante y muy apática como local

Los de Garitano solo han sumado tres puntos en Anoeta


Vigo / La Voz

La Real Sociedad vive una situación un tanto extraña. Es el mejor visitante de la liga, con 13 puntos que lo atestiguan, pero es de los peores equipos en su domicilio. En cinco partidos solo ha conseguido sumar tres puntos y ninguna victoria, un caso único al que quieren dar carpetazo esta misma noche.

Encontrar explicaciones a las dos caras de la Real Sociedad no es sencillo. Igual que no es fácil explicar que con la pólvora que tiene en los metros finales solo haya sido capaz de encontrar en 15 ocasiones el camino del gol (únicamente tres en Anoeta). William José, Juanmi y Januzaj tienen calidad contrastada pero les está costando más de lo previsto ver portería.

Si en el ataque los donostiarras cuentan con delanteros importantes, en el centro del campo, más de lo mismo, con un nombres destacado que no estará esta noche sobre el verde. Illarramendi es el hombre sobre el que pivota el fútbol txuri urdin, pero una sanción le impedirá enfrentarse a los célticos, por lo que Garitano deberá buscar una solución para el futbolista que pone la magia al equipo.

La medular donostiarra y el ataque tienen nombre propio, mientras que en la portería se ha dado un giro inesperado. Rulli, que en las últimas temporadas se había convertido en amo y señor de la meta vasca, no está atravesando su mejor momento y ha sido el veterano Moyá el que le ha ganado la partida de la portería por sorpresa.

El técnico es otra de las piezas importantes en la radiografía donostiarra. Garitano llegó esta temporada a Anoeta y al equipo no le está resultando sencillo interpretar sobre el césped la partitura del fútbol que promulga el exfutbolista, y viceversa. La adaptación está llevando más tiempo del previsto y el hecho de que semana tras semana el entrenador se encuentre con pequeños problemas en forma de lesiones, sanciones o similares, tampoco ayuda a que el equipo encuentre continuidad. Por tradición, la Real Sociedad siempre ha sido un equipo de tenencia de balón, que quería la posesión, mientras que Garitano llegó al cargo acostumbrado a tener que construir equipos rocosos que en muchos casos no podían permitirse el lujo del control. Quizás eso explique el rendimiento en casa y fuera. En Anoeta buscan la pelota y fuera abrazan con menos pudor el contragolpe. Y les funciona.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Una Real Sociedad brillante como visitante y muy apática como local