Dando siempre los pasos que tocan


La primera vez que vi a Brais fue hace cinco o seis años, en un partido de juveniles contra el Porriño. Era muy delgadito, le quedaba (y le queda) mucho por crecer, pero ya se le veía talento, calidad, elegancia, esa zurda que tiene. Cosas que te hacían pensar que podía ser un futbolista con futuro. Pero lo más importante es que siempre fue un chaval maduro, con las ideas claras y capacidad de trabajo y sacrificio para conseguir las cosas. A veces hay jugadores que quieren escalar tan rápido que se acaban cayendo. Brais siempre ha sabido dar los pasos que tocaba, sin arrugarse por jugar con el juvenil cuando estaba en el filial o bajar al B cuando ya estaba en el primer equipo. Ayer me emocioné al saber de su convocatoria como cuando me llamaron a mí, porque lo que esperábamos es que pudiera tener un hueco en la sub-21. Lo que está claro es que si Luis Enrique cuenta con Brais es porque tanto él como su equipo le conocen, saben que tiene cualidades y que ya ha jugado partidos importantes y tiene una gran proyección. Además es un chico tranquilo, que cuando del club le comunicaron la convocatoria pensó que era una broma. No temo que se deje llevar por la presión o que esto le afecte. Siempre ha tenido claro que lo que quería era jugar en el primer equipo del Celta y darle alegrías a su afición. Sabiendo que el camino era el trabajo que ahora le lleva a la selección.

Autor Juan Sánchez Ex jugador del Celta y agente de Brais

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Tags
Comentarios

Dando siempre los pasos que tocan