Mohamed se queda sin margen

Aunque sentenciado por la grada, el Celta no es un club de gatillo fácil a la hora de destituir técnicos


Antonio Mohamed se queda sin margen. A lo sumo le queda una vida, o al menos eso es lo que parece. El Celta de los últimos tiempos no es un equipo de gatillo fácil a la hora de prescindir de entrenadores y desde la época de Paco Herrera (temporada 12/13) no se produce un cese dejando al margen el corte de Abel Resino en el verano del 2013 con contrato en vigor y tras salvar al equipo en la última jornada.

Después de la derrota ante el Alavés, Mohamed se ha quedado sin apoyos dentro y fuera del club, pero el Celta parece reacio a tomar la decisión y todo indica que tendrá la bola del Eibar, aunque la afición ya dictó sentencia con una pitada a sus cambios, preámbulo de la que tuvo lugar tras el partido.

Al argentino le traicionan más sus vaivenes y la falta de una apuesta decidida que los números contables, que no sufrían una gran alteración al ser Mohamed un técnico de lo más asequible para una economía con la del Celta. Tampoco le ayuda su bagaje estadístico con solo tres empates de los últimos 18 puntos en juego y una paulatina regresión en la tabla clasificatoria. De hecho, los vigueses podrían finalizar la novena jornada en la antesala del descenso y a dos partidos de la zona europea. Además, la puntuación actual (10) es sinónimo de problemas, no de ilusión.

A Antonio Mohamed se le achaca que no saque el rendimiento adecuado a una plantilla de nivel, que mantenga su tendencia de colocar a jugadores fuera de sitio y que apueste empecinadamente por un delantero tanque. Por encima, ha renunciado al ADN de juego del equipo para dotar de músculo defensivo la zaga y ya lleva 13 goles encajados. El tercer peor equipo de la liga en este aspecto. La forma de trabajar del Turco es otro asunto que se ha convertido en foco de debate.

Los cambios son otro aspecto que no gusta a nadie. Porque por un lado está la simpleza de meter un defensa o un delantero en función de si vas ganando o perdiendo, y por otro la lectura de partido. El viernes Beltrán no tenía su mejor día, pero fue sacar al toledano y el equipo se quedó sin bóveda y acabó desapareciendo antes de tiempo.

Aspectos que confirman que Mohamed no ha dado con la tecla en sus 100 primeros días en Vigo y su tiempo parece estar próximo a acabarse. Le puede quedar el próximo partido pero en el ambiente ya han comenzado a sonar los nombres de posibles sustitutos.

El argentino firma el segundo peor inicio desde el cambio de siglo

Antonio Mohamed firma el segundo peor arranque del Celta en Primera desde el cambio de siglo después de sumar solo tres puntos de los últimos 18 en juego y de acumular seis partidos sin ganar. Los diez puntos que atesora el argentino hasta la fecha solo fueron empeorados por Luis Enrique en la campaña 2013/14, en la que el equipo vivió en la zona de descenso durante casi toda la primera vuelta para dar después un cambio radical en la segunda y salvarse sin apuros.

Sin embargo, las dos veces anteriores que el cuadro vigués lucía diez puntos después de nueve jornadas acabó teniendo serios problemas. En la campaña 2003/04, con Lotina en el banquillo, acabó descendiendo a Segunda y en la 12/13, con Herrera comenzando la Liga antes de ceder el testigo a Abel Resino, los célticos se salvaron en la última jornada y de un modo casi milagroso.

A estas alturas de campeonato Mohamed está empeorando los números de un entrenador tan cuestionado como Unzué, que se marchó de Vigo entre la indiferencia generalizada. Porque hace un año el equipo vigués tenía 11 puntos.

Eduardo Berizzo, a quien aludió sin citar en su comparecencia después del partido el actual entrenador, tenía a estas alturas 16 puntos en el año de su debut, aunque después le llegó una sequía de 10 jornadas sin ganar (de la que habló Mohamed). El Toto tiene el récord de puntuación de los últimos 20 años con 18 puntos el curso que clasificó al Celta para Europa por última vez.

Los diez puntos que el club tiene en la actualidad son además de un problema para el presente una rémora para el futuro, porque ese rendimiento daña de un modo ostensible el objetivo de Europa, que solo consiguió en los últimos años el Celta con arranques espectaculares. Por ejemplo, fue a la Champions luciendo 17 puntos a estas alturas, los mismos que tenía un año antes para acabar en la entonces UEFA. Fernando Vázquez se metió en Europa con 16 puntos a estas alturas (campaña 05/06).

Con Luis Enrique, un triunfo

El único consuelo numérico que le queda a Mohamed es que mejora al hoy seleccionador español en su único año en el Celta. Lucho le había ganado a estas alturas de campeonato al Betis en el Villamarín y sumado empates, todos en Balaídos, con Espanyol, Granada y Villarreal.

Con constantes experimentos, el equipo solo se estabilizó desde el mes de enero cuando Luis Enrique ajustó las piezas. Todo indica que Mohamed no dispondrá de tanto tiempo.

El Turco abandonó Huracán tras seis derrotas y fue destituido en el Veracruz

En el Huracán en la Primera B argentina vivió un episodio con alguna similitud el Turco. Tras un comienzo con buenas expectativas (tres victorias en seis jornadas), llegó una serie de seis derrotas consecutivas que le impulsaron a dimitir del cargo pese a que el presidente quería que continuase.

En el Veracruz mexicano en el Clausura del 2018 un mal arranque provocó su destitución.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Mohamed se queda sin margen