A uno por año desde Barreiro

Dennis, más en el primer equipo que en el filial, vive una situación similar a las de Brais y Pape


m. v. f. vigo / la voz

El delantero Dennis Eckert es esta temporada, según su ficha, jugador del filial. Sin embargo, ha sido convocado por Mohamed para los ocho partidos disputados hasta la fecha y ha intervenido en cinco de ellos, más que varios nombres propios del primer equipo. Se repite una situación similar a las que en su día se dieron con Pape Cheikh y con Brais Méndez, que sin hacer ruido y sin que nadie contara a priori con ellos acabaron por hacerse un hueco arriba.

«El chico alemán», como Mohamed se refirió a él hace solo unos días, llegó al Celta en el verano del 2017 como una de las principales apuestas para reforzar el primer proyecto de Rubén Albés al frente del filial. Sin embargo, le costó adaptarse y encontrar su sitio hasta el punto de que su primera titularidad no llegó hasta la jornada 10. A partir de ahí, eso sí, se consolidó y llegaron los goles, un total de 8.

Cuando el pasado verano el técnico del primer equipo dio su lista de convocados para la pretemporada, ahí estaba Dennis, junto con otros seis futbolistas del filial. Entre ellos, también un Apeh que causó sensación, pero al que un problema burocrático dejó fuera de la lista y le hizo perder terreno. Poco se podía imaginar entonces que quien realmente iba a despuntar sería Eckert.

Pero el hispano-alemán le ganó la partida a Claudio Beauvue, que acabó yéndose cedido por segunda temporada consecutiva. A partir de ahí, debutó en la primera jornada y es, con Boufal, el futbolista al que en más ocasiones ha usado Mohamed desde el banquillo (5). Además, ha ido de menos a más hasta el medio tiempo de Sevilla. Supera en minutos a Costas, Jensen y Emre Mor.

El caso de Dennis recuerda a los de Pape Cheikh y Brais, que también fueron metiendo la cabeza poco a poco hasta acabar asentándose a base de ganarse la confianza de los respectivos entrenadores, Eduardo Berizzo en el caso del actual jugador del Lyon y Juan Carlos Unzué como gran valedor del mosense.

Pape llegó al filial procedente del Celta Juvenil y con el equipo de Segunda B tenía ficha en el curso 2015/2016, cuando el Toto comenzó a echarle el ojo y a darle sus primeras oportunidades. Un Celta-Espanyol en diciembre del 2015, cuando tenía 18 años, fue el partido elegido para su alternativa, cinco minutos para inaugurar un total de 230 en ocho encuentros entre Liga y Copa, dos como titular. Entre medias, ese primer año, siguió jugando con el B y no fue hasta febrero del 2017 cuando pasó a ser a todos los efectos jugador del primer equipo. En la práctica, lo fue al completo el curso 2016/2017.

En el caso de Brais, fue la pasada la temporada de su debut, en septiembre del 2017. Acabó interviniendo en 24 partidos, alterando con el filial y despidiéndose del segundo equipo celeste con la fase de ascenso tras acabar la temporada con el primer equipo, al que ya pertenece a todos los efectos este curso.

Madinda y Santi Mina

Previamente, también Madinda compaginó filial y primer equipo en la temporada de su debut en Primera, la 2012/2013. En la siguiente Santi Mina disputó la primera jornada con el filial para luego jugar solo con el primer equipo. Todos ellos son ejemplos de cómo de subir en bloque en los años de Segunda, el salto de los jugadores del B se produce más a cuentagotas. Está por ver si Dennis se confirma como el sucesor de su amigo Brais y acaba consolidándose.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

A uno por año desde Barreiro