El sacrilegio de prescindir de Aspas

La referencia del Celta solo había sido relevado perdiendo con marcadores cerrados

Míriam V. F.
Vigo

Si a nadie se le pasa por la cabeza que el Barça prescinda de Messi con el marcador en contra, lo mismo sucede con Iago Aspas en el Celta. Sin embargo, Antonio Mohamed prescindió del icono celeste en el Pizjuán con 2-0 en el marcador y para meter en el campo a Boufal, dejando a Dennis y Maxi Gómez en punta.

«Encima de que estábamos perdiendo, sacar del campo a una pieza importantísima para el club, que en un momento determinado puede resolver, me parece una equivocación grandísima», comenta el histórico Juan Fernández, que recuerda que además de desborde y uno contra uno, también sabe vivir de la equivocación de los defensas rivales.

Porque en años anteriores, siempre que el moañés abandonó el campo con marcadores adversos era con el partido finiquitado. El último precedente fue el 5-0 de Copa del Rey en el Camp Nou «y el partido no estaba cerrado. Es cierto que no estaba haciendo un buen encuentro, pero con él siempre tienes la opción de una genialidad, algo siempre puede aportar y hacer daño. En el Celta es imprescindible», añade Moncho Carnero.

Milucho considera la decisión de Antonio Mohamed «un brindis ao sol. Con todo o respecto a Eckert, hai un ironman de diferencia entre o perigo que poida crear Dennis ao de Iago. Aspas non se pode quitar do campo, porque sempre terá unha oportunidade e se non a mete, daralla ao compañeiro. Eu son o central do Sevilla e sacan a Iago e respiro».

Porque Iago es el máximo goleador del equipo con cinco dianas más allá de su actual pico de forma, que no puede ser el mejor tras disputar el Mundial de Rusia e incorporarse tarde a la pretemporada. «Iago no ha comenzado bien la temporada, pero tiene capacidad para marcar, no se puede comprender, aunque Boufal fue un pequeño revulsivo», comenta Antonio Gómez, que se refiere al de Moaña como «un jugador desequilibrante y genial en el uno contra uno».

Pichi Lucas pretende encontrar una explicación en el gremio de entrenadores: «Seguro que en ese momento pensaba en una variante distinta porque los entrenadores ven cosas distintas a la de los aficionados, pero tiene que ser algo muy importante para quitar a tu jugador más determinante cuando estás perdiendo. Si él está en el campo le crea una incertidumbre terrible en el Sevilla». De hecho, y pese al pobre juego exhibido, sus tantos han sido fundamentales para sostener al equipo hasta la fecha.

La ovación

Muchos se preguntaban ayer si la cerrada ovación que le deparó el público era por su pasado sevillistas o porque se iba del campo. Iago se marchó en silencio sin mediar palabra y su único mensaje desde entonces ha sido insertar en su cuenta de Instagram una foto del once del Celta haciendo piña antes del partido.

Iago Aspas está desde ayer con la selección española y cuando vuelva a Vigo solo quedarán dos días para medirse al Alavés en un partido que será una gran reválida para Mohamed. Quizás para entonces el argentino pueda encontrar un juego más acorde con el estilo del equipo y las características de sus delanteros, demasiado desasistidos hasta la fecha. «Necesitan (él y Maxi) más elaboración para que puedan tener más opciones de gol». Hasta el momento el moañés casi vive de la autogestión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El sacrilegio de prescindir de Aspas