El Celta, a armarse de paciencia y de balón

El Celta apuesta por la posesión y el talento para superar el entramado granítico del Getafe


Vigo

El Celta regresa a Balaídos con la intención de coser el balón al pie, armarse de paciencia y aprovechar los 50 minutos que de media permite jugar el Getafe para volver a ganar después de sumar dos puntos de los últimos nueve en disputa. Mohamed admite que todavía está a la búsqueda de la idea perfecta del juego que se adapte al plantel y seis partidos después asume que la pelota es clave para entender el ADN celeste pero para evitar errores del pasado inmediato necesita una fórmula que dote de sobriedad a un entramado defensivo bajo sospecha desde hace mucho tiempo.

En su laboratorio ya sabe que no por acumular más gente defensiva se defiende mejor. Eso significa que prescindirá de un zaguero con respecto al quinteto de Valencia y de uno de los integrantes del trivote. Cabral y Okay podrían ser los afectados por la nueva apuesta, ya que el argentino debe prescindir de un central y de un mediocentro defensivo.

Esta situación permitiría darle cabida a dos jugadores cargados de calidad como Brais Méndez y Pione Sisto, que tan bien pueden partir desde los flancos como jugar por dentro. El entrenador dejó claro que quiere futbolistas de buen pie para burlar la presión del cuadro rival, un Getafe que se ha convertido por derecho propio en uno de los conjuntos más incómodos de la categoría. Tampoco puede descartarse la presencia de Jensen, el hombre más esperado por el celtismo, pero quizás con el paso de los minutos y en función de las necesidades. Otra duda podría aparecer en el lateral izquierdo después de que Juncà recibiese el alta en la mañana del domingo. Tanto el catalán como Boufal dejaron solo a Emre Mor y a su larguísima gripe en la enfermería.

La tarea de los elegidos será desarmar a un rival construido de cemento armado, que junta sus líneas a la altura del medio campo, presiona, hace todas las faltas que considere oportunas y termina sacando de la chistera un contragolpe demoledor para que Ángel Rodríguez, un canario que mucho tiempo atrás estuvo en el radar del Celta, termine la faena. Esa idea tan elemental como efectiva le ha llevado a puntuar ante el conjunto vigués en las dos últimas visitas a Balaídos y a sacarle los colores a Unzué la temporada pasada en el Coliseo.

Con la misma premisa esta campaña fueron capaces de ganar en el Pizjuán al Sevilla (0-2) y de empatar en Mendizorroza. Solo cayeron a domicilio en la primera jornada en el Bernabéu ante el Madrid y después de presentarle batalla. Todo un aviso de la dificultad que le espera al Celta de Mohamed esta noche.

Para la contienda Bordalás sopesa dar entrada a Antunes en el lateral izquierdo de la defensa en detrimento de Cabrera y también podría agitar la sala de máquinas si decide contar con Bergara. Para meter más hormigón.

David Juncà y Boufal se apuntan a la batalla 

Sofiane Boufal y David Juncà, los dos jugadores que estaban tocados por sendos golpe en los tobillos, entrenaron con normalidad en la mañana del domingo, recibieron el alta y entraron en la convocatoria del Celta para el partido del lunes ante el Getafe. Su presencia supone el descarte de los canteranos David Costas y Kevin, que irán a la grada igual que Emre Mor, aquejado de una larga gripe según consta en el parte médico.

Boufal es la principal incorporación a la lista con respecto al último partido, ya que su dolencia de tobillo (padecía una tenosinovitis tibial posterior tobillo derecho) le había impedido estar en el partido del miércoles pasado ante el Valencia. Juncà, que fue titular en el feudo valencianista y salió tocado de ese partido, también se recuperó a tiempo de su esguince en el tobillo izquierdo.

Con respecto a la lista de 19 jugadores del miércoles, los canteranos Costas y Kevin son los dos descartados que se unen a los habituales Hjulsager, Radoja y Jozabed, que no cuentan para el entrenador céltico.

Emre Mor acumula su segundo partido consecutivo lejos del grupo, en este caso por una presunta gripe, según consta en el parte médico del Celta. El turcodanés lleva tres días sin entrenarse.

Por contra, Dennis Eckert, el delantero con ficha del filial, continúa acumulando convocatorias e incluso minutos, de hecho ante el Valencia fue una de las incorporaciones desde el banquillo cuando el entrenador decidió jugar con un doble nueve, una alternativa que parece de su agrado si el partido va contracorriente.

Los célticos culminan ante el Getafe su ciclo de tres partidos en apenas nueve días y el domingo cerrarán el segundo tramo de competición (antes de un nuevo parón) rindiendo visita al Sevilla en el Pizjuán. Dos citas de muchas dificultad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El Celta, a armarse de paciencia y de balón