Lobotka: «No hay ningún problema con Emre Mor en el vestuario, todo es normalidad»

«Tenemos que centrarnos en tener la pelota, tener nuestras oportunidades y marcar» alega el celeste


Lobotka vive su segunda temporada en el Celta a pesar de que varios clubes se interesaron por él el pasado enero y este verano. Él prefiere ser cauto y no hace promesas sobre su futuro. «Es difícil decirlo, nunca sabes. Igual el próximo partido lo hago mal, empiezo a ser suplente y ningún equipo se interesa por mí», comentó. Hizo hincapié en que está «en el Celta y centrado en hacer una buena temporada».

El mediocentro, al ser preguntado por su compañero Emre Mor y su mensaje en una red social, apuntó que «no he hablado con él de sus razones para escribirlo y no me meto. No sé qué pasó ni por qué puso eso». En todo caso, también quiso dejar claro que el ambiente en el vestuario es muy bueno. «No hay ningún problema, todo transcurre con normalidad. A veces hablo con él, pero no entro más en materia», precisó.

Lobotka es íntimo amigo de Robert Mazan, que sigue sin contar en los planes de Mohamed. «Obviamente ningún jugador está contento de no jugar y no estar tampoco en el banquillo, pero es un chico inteligente y sabe que forma parte del fútbol. Es un gran chico, entrena duro y lucha a la espera de una oportunidad», le describió.

Respecto al Valladolid, el próximo rival, recordó que todavía no se había enfrentado nunca a ellos, pero considera que es un buen equipo a nivel defensivo. «Tenemos que centrarnos en tener la pelota, tener nuestras oportunidades y marcar», indicó. Sobre un posible cambio de sistema, considera que es una pregunta para Mohamed, pero subrayó que lo importante seguirá siendo «tener la pelota y aprovechar la calidad para ganar el partido».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Lobotka: «No hay ningún problema con Emre Mor en el vestuario, todo es normalidad»