Cita con la estadística y la ilusión

X. R. Castro VIGO

GRADA DE RÍO

M.MORALEJO

El Celta cierra la jornada en Girona con la posibilidad de repetir su mejor inicio desde la vuelta a Primera

17 sep 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

El Celta cierra la cuarta jornada con la posibilidad de dilatar su buen inicio de campeonato visitando a un Girona que busca el primer triunfo de la temporada como local después de sorprender al Villarreal a domicilio. Los vigueses tienen la oportunidad de igualar el inicio de la campaña 15/16 con 10 puntos en cuatro jornadas en un año en donde el equipo acabó alcanzando el pasaporte continental.

Por segunda salida consecutiva, al conjunto de Mohamed le toca jugar a lunes conociendo todos los resultados. Con la clasificación en la mano, los vigueses pueden igualar al Real Madrid en el segunda plaza, un detalle sin importancia a estas alturas de septiembre, pero que reforzaría aun más una idea que parece haber prendido. El Celta de Mohamed ha dado un paso al frente a nivel defensivo, con solo dos goles encajados hasta la fecha, lo que unido a su dinamita arriba lo convierten en un equipo a tener en cuenta.

Fiel a la máxima de lo que funciona no se toca, el entrenador argentino repetirá alineación por tercera jornada consecutiva, con una línea de cinco zagueros en donde Hugo Mallo se encarga de la salida de balón por el costado derecho siempre que sea posible. Delante de ellos, dos jóvenes plagados de recursos como Lobotka y Beltrán. Falta por ver el papel que tendrá asignado para este partido Pione Sisto, que fue clave ante el Levante y el Atlético de Madrid en los dos triunfos suscritos hasta la fecha por los célticos.

En el Ciutat de Valencia fue un extremo al uso y ante el Atlético, un indescifrable tercer centrocampista que se movía por detrás de Maxi Gómez y Aspas, una dupla que sigue casada con el gol. En la convocatoria llama la atención que Mathias Jensen siga fuera del equipo, mientras que Juncà vuelve a casa estrenando citación en una lista de 19 componentes. Es la primera vez en toda la temporada que la enfermería céltica está desierta.

Los vigueses se encontrarán a un Girona que de la mano de Eusebio Sacristán, quiere olvidar su pasado con Pablo Machín y el camino más corto para conseguirlo son los triunfos, como el firmado antes del parón liguero en Villarreal. Ahora retornan a Montilivi con la esperanza de volver a edificar un fortín en su estadio (como sucedió durante buena parte del curso pasado), en donde cayó el Celta después de firmar un pésimo partido.

Este precedente, unido a las dificultades de los vigueses tras un parón de selecciones, deben ser todo un aviso del índice de dificultad que le espera al cuadro de Mohamed esta noche en el inicio de un mes que debe confirmar todo lo bueno que anunció el equipo en el arranque.

Eusebio, que puso los primeros pilares del Celta actual en su época como técnico celeste, recupera para la contienda a Portu, una de las revelaciones de la liga pasada y que le marcó al Celta y que no estuvo en el último partido ya que su destino parecía Sevilla, algo que finalmente no llegó a suceder. Por contra, no podrá contar con los lesionados Johan Mojica, Carles Planas, Jonás Ramalho y el Choco Lozano, aunque en el cuadro gerundense lo que impera es el bloque y la idea de su entrenador.

Eusebio: «Sabemos que es un rival fuerte y maduro»

El técnico del Girona, rival del Celta en Montilivi, considera que el club vigués es un adversario «muy fuerte» que no les va a poner las cosas fáciles en el partido de la cuarta jornada de Liga en el que se enfrentan.

«Es un equipo consistente, capaz de combinar varios sistemas durante el mismo partido. Va a ser difícil, pero si hacemos las cosas bien, ganaremos», aseveró el preparador. También comentó que su propio equipo está preparado para jugar con diferentes dibujos «según las circunstancias», después de haber empleado tanto defensa de cuatro como de cinco en este inicio de liga.

No olvida Eusebio su pasado como técnico del Celta ?donde también pasó dos temporadas durante su época como futbolista?, pero destaca cómo ha cambiado el equipo desde que él ocupó su banquillo, entre los años 2009 y 2010. «El Celta ha evolucionado mucho desde que estuve allí. Es un equipo muy maduro en la categoría que da muestras de una gran seguridad», analizó.

Sacristán comentó, asimismo, que el vestuario del Girona quiere «darle continuidad» a la victoria de la última jornada contra el Villarreal (0-1), la primera del curso para un equipo que se encuentra «en un estado anímico muy bueno, con buenas sensaciones. Será complicado, pero estamos ilusionados».

Sacristán se refirió también a uno de los temas que acaparan buena parte de la actualidad del club catalán: el famoso partido que está previsto que disputen en Miami frente al Barcelona. «Es conveniente para el Girona y siempre defendemos los intereses de nuestro club», zanjó el entrenador. Añadió, únicamente, que cuando llegue el momento prepararán ese compromiso «de la mejor manera posible, como siempre».

Por otro lado, saludó la continuidad de Portu en el equipo tras estar a un paso de marcharse al Sevilla.