Roles claros e implicación


Lo más importante para abordar la gestión de un vestuario es que el entrenador y el resto del cuerpo técnico tengan muy claros cuáles son los roles y funciones de cada jugador. Y después, es fundamental establecer objetivos tanto a nivel colectivo como individual, de manera que los futbolistas que a priori pueden ser menos protagonistas, tengan sus propios objetivos para intentar pelear por tener un puesto en el equipo.

Se trata de implicar a todos los integrantes para que los que tienen menos posibilidades de entrar en el once tengan sus propios objetivos, porque en caso contrario no estaría motivado. Si cree que no va a contar con la confianza del entrenador puede pensar que no tiene nada que hacer. Si cuenta con retos individuales y los cumple tendrá más posibilidades de hacerse un sitio en el equipo.

Todos los miembros de un equipo son importantes, a veces hay un jugador que es veterano que a lo mejor está en la etapa final de su carrera deportiva pero tiene un peso muy importante dentro del vestuario. Ese también es un papel relevante. No son solo los once que salen a jugar. Las actividades grupales favorecen la cohesión y cuanta más cohesión de equipo existe, mejor es el rendimiento.

El entrenador debe ser capaces de motivar a los jugadores, controlar el nivel de ansiedad y ser un buen comunicador. Pero no quita que el papel de un psicólogo también sea muy importante en un vestuario para lograr juntos buenos resultados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Tags
Comentarios

Roles claros e implicación