Aspas, en el templo de su gran estreno

Wembley marca la carrera en la selección del delantero gallego, que debutó allí con gol y hoy arrancará desde el banquillo el primer encuentro de España en la novedosa Liga de las Naciones


Es el templo del fútbol europeo, pero para Iago Aspas Wembley supone un punto de inflexión en su carrera. Un 10 de noviembre recibía por primera vez la llamada de la selección española de manera inesperada, por la baja de Diego Costa, como ha sucedido ahora. Julen Lopetegui le envió al campo al descanso, con 2-0 en contra tras quizá los peores 45 minutos de la etapa del vasco y su actuación no pudo ser más decisiva. No solo se estrenó como goleador en el estadio inglés, sino que cambió la cara a un equipo que acabó empatando en la prolongación por medio de Isco.

En el vuelo de vuelta contaba que se había llevado en la maleta toda la ropa por si no volvía, pero Lopetegui quedó prendido con Aspas, que ya no volvería a faltar en las listas para jugar «en varias posiciones, de banda o como 9», marcando goles y dando asistencias. «Entré por la lesión de un compañero, que nunca es agradable, pero gracias a eso puede que hoy esté aquí. El entrenador tuvo la oportunidad de verme y el gran trabajo que ha hecho mi equipo me ha dado la oportunidad de seguir viniendo todo este tiempo y estar en la lista para el Mundial», aclaró el máximo goleador nacional la pasada campaña al llegar a Rusia, donde marcó en el último amistoso ante Túnez y frente a Marruecos para que España fuese primera de grupo.

Sintonía con Rodrigo y Morata

En los octavos de final le tocó fallar el penalti decisivo. Lloró y lamentó su mala suerte... Como hizo Luis Enrique una tarde de junio en 1994 contra Italia en Boston, su primer recuerdo mundialista. Curiosamente, el asturiano es ahora su seleccionador, que no le llamó en un primer momento pero que lo ha vuelto a reclutar junto a sus amigos Rodrigo Moreno, con el que coincidió en el Celta, y Álvaro Morata, al que llamó cuando no fue citado para el torneo en Rusia. «No es que hablemos de compañeros, hablamos de amigos, de personas. Les conozco de antes y tengo muy buena relación con los otros delanteros». En el vestuario es apreciado por su tono guasón y su sinceridad sin dobleces.

Aspas reconoce ser «muy impulsivo». «A veces me peleo hasta conmigo mismo en un partido», si bien ahora tiene «un poco más de pausa y experiencia» gracias a la «estabilidad en mi vida». Eso sí, mantiene su orgullo «de ser de pueblo». «Ahí es donde vivo bien con mi gente». Recuerda de niño en Moaña «bajar a la calle y tirar al portal del vecino». «Luego le echaban la bronca a mi madre. Y buscábamos al que tuviera el mejor balón, claro. Luego se colgaban los balones y tenías que saltar a una finca para recuperarlos. Ese era el fútbol de los que somos de pueblo».

Ahora vuelve a Inglaterra, donde no triunfó en las filas del Liverpool: «Tuve que pegar dos pasos atrás para volver a subir». Y a Wembley, donde hizo acopio de material para sus más cercanos por si no volvía más. «¡Me llevo siempre de todo! Las camisetas siempre me las guardo. Las reparto entre los amigos, la familia... Son recuerdos que quedan para toda la vida».

Varias opciones para el once

El gallego no estará probablemente de inicio en un once con varias plazas en el aire para el debut de Luis Enrique y el de España en la nueva Liga de las Naciones. La primera, en la portería, donde David de Gea y Kepa Arrizabalaga se juegan el puesto. En defensa parece claro que el asturiano apostará por Carvajal y Marcos Alonso en las bandas, con Sergio Ramos en el centro. El puesto de acompañante del capitán estaría entre Nacho y Albiol.

En el centro del campo, Busquets; Sergi Roberto, al quien el técnico considera el «futbolista total»; y Saúl Ñíguez, uno de los olvidados en Rusia por Fernando Hierro, podrían ser los elegidos, fortaleciendo el 4-3-3. Para su buen funcionamiento será necesario que tanto Isco como Asensio, ayuden defensivamente con esa presión alta tras pérdida que desea el asturiano. Arriba, y más tras la baja de Diego Costa, Morata parte como favorito.

Luis Enrique y Ramos descartan cualquier enfrentamiento entre ellos

Agencias
.

El seleccionador despeja dudas sobre el inquilino de la portería y el capitán asegura que a todos les une el mismo objetivo

El entrenador de la selección española, Luis Enrique, explicó este viernes en la rueda de prensa previa al partido de Inglaterra que no ha tenido «dudas» a la hora de decidir quién jugará como portero.

Tras la actuación de David de Gea en el pasado Mundial de Rusia, se ha rumoreado un posible cambio en la meta de España, sin embargo, Luis Enrique ha aclarado que no ha tenido dudas respecto a ello, y que tampoco ha dudado respecto al once de mañana.

El técnico también se deshizo en elogios hacia el central del Real Madrid Sergio Ramos y dijo que es el jugador con mayor personalidad y presencia del equipo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Aspas, en el templo de su gran estreno