Asentado en la clase media salarial

El Celta prevé un pequeño incremento del tope con respecto a los 40,9 millones del pasado curso


El Celta continuará un año más en la clase media del tope salarial de Primera División. El club prevé un pequeño incremento con respecto a los 40,9 millones del curso anterior, en donde ocupó la décimo segunda posición del ránking, pero muy lejos del Málaga, que fue su predecesor y que le aventajaba en trece millones de euros. El gran salto del conjunto vigués llegó en el 2016 cuando la revisión le puso 17 millones más para salarios sobre la mesa (de 22,6 a 39,3).

Llama la atención que con una economía saneada, con superávits continuados en el último lustro y con ventas importantes, como las realizadas este verano por valor de más de 35 millones de euros, el Celta vaya a continuar en una posición intermedia en el ránking del dinero que una entidad puede dedicar al pago de salarios a su plantilla.

Si Mohamed quiere que su equipo compita por Europa no lo hará desde el aspecto económico porque sus teóricos rivales directos le llevan muchos millones de ventaja. Por ejemplo, el Villarreal dispuso el curso pasado de 87,9 millones para plantilla, el Athletic de 68,8, la Real Sociedad de 64,8 y el Espanyol, con el que empató el sábado, de 60,9. Y ninguno de ellos son los reyes de la chequera de la liga.

Oficialmente no existen cifras de los topes del curso en vigor (septiembre es el mes elegido por la LFP para hacer público el dato) pero la estimación invita a pensar que el Celta se moverá cerca del ecuador de la tabla. A lo sumo, podría remontar la posición que dejó vacante el descendido Málaga pero lejos del Espanyol, que fue el décimo. Los pericos le aventajaban en 20 millones. Tampoco parece que vaya a perder ninguna posición con respecto a los equipos que estuvieron por debajo en el ránking el curso pasado, aunque algunos como Girona o Getafe quedaron más arriba en la clasificación.

Pero que esté anclado en esa clase media no significa que los números no hayan evolucionado después de siete temporadas consecutivas en Primera División. En el 2014 los vigueses dispusieron de 18,7 minutos, al año siguiente recibieron cuatro millones más y en el verano del 2016 se dispararon hasta los 39,3. El curso pasado el incremento fue de 1,6 millones, una cifra que debieran superar en el tope salarial previsto para la 18/19.

Cómo se dictamina

Este tope salarial que dictamina la LFP a partir de las «Normas para la elaboración de presupuestos de clubes y SAD». La diferencia entre ingresos y gastos es la que dictamina ese tope que incluye salarios fijos y variables, Seguridad Social, primas colectivas, gastos de adquisición en donde se incluyen las comisiones de agentes (el Celta paga un máximo de un 5 % por traspaso) y amortizaciones (importe de compra de los jugadores imputado anualmente en función del número de años de contrato del jugador). El curso pasado, según consta en las cuentas aprobadas, la plantilla se llevó 30,5 millones de euros, una cantidad que sufrirá una revisión al alza después de los últimos movimientos.

Hay que partir de la base que el presupuesto del Celta tampoco sufrirá grandes alteraciones con respecto al último año, cuando se redujo hasta los 69 millones de euros de los cuales más de 47 procedían del operador televisivo. La gran diferencia estará en las ventas aunque está por ver si todas van al mismo ejercicio. También se ha incrementado el apartado de compras, hasta los 26 millones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Asentado en la clase media salarial