Muy lejos del ideal para arrancar

Más allá de la falta de triunfos, los vigueses cierran el ciclo estival con demasiado trabajo pendiente


El celtismo espera que el manido recurso de que los resultados de pretemporada no dicen nada y que lo importante es la liga se cumpla el próximo sábado, porque el Celta acabó la pretemporada dejando dudas y manteniendo los problemas del pasado a nivel defensivo. Incluso no sacó a relucir su músculo goleador característico.

LOS RESULTADOS

Pocos partidos y ningún triunfo. Por petición expresa de Antonio Mohamed el Celta solo disputó cinco amistoso, uno ante el Córdoba, otro en Portugal con el Braga, los dos de la gira inglesa (Southampton y Fulham) y la presentación en casa con el Mainz alemán. Salvo el primero, el resto fue ante rivales de Primera División en sus respectivos países y el bagaje fue de dos empates y tres derrotas con seis goles a favor y ocho en contra.

DEFENSA

Se prolonga la inseguridad de temporadas anteriores. El problema defensivo no se ha corregido en las cinco semanas de pretemporada consumidas. El equipo sigue sufriendo tras pérdida de balón al no replegar bien y sigue pecando de blando en las acciones en juego combinativo. Se prolonga la sensación de que el rival no necesita elaborar mucho juego para marcarle al Celta.

GOLES

Mucha calidad arriba pero sin gran acierto. Seis goles en cinco partidos para un equipo del caudal ofensivo del Celta no puede tildarse de gran bagaje. Dennis Eckert fue el único que marcó por partida doble (lo hizo en los dos últimos partidos) y Cabral fue el único no delantero que también acertó, en este caso en un lance de estrategia. Pione Sisto, Iago Aspas y Apeh completan la nómina de goleadores del verano.

PRESIÓN ALTA

Solo apareció en momentos puntuales. Uno de los preceptos de Mohamed es que el equipo presione y robe lo más arriba posible y esa opción no ha aparecido demasiado a lo largo del verano y tan solo ha dado frutos en dos lances: el gol de Iago Aspas al Southampton en el primer amistoso del moañés y en la jugada del sábado que propició el gol de Dennis.

CIRCULACIÓN DE BALÓN

Menos combinación y más juego en largo. Cuando mueve el balón el Celta saca su ADN de los últimos años, pero le falta la profundidad que tenía en las anteriores temporadas. Todo indica que será un equipo de menos elaboración y mucho más vertical, pero los dos aspectos todavía están por descubrirse. Hasta el mejor ejemplo del juego pretendido es el primer gol al Southampton.

SISTEMA DE JUEGO

Cuatro dibujos y ninguna concreción. El Celta ha probado con hasta cuatro ideas de juego y la más utilizada es la que menos posibilidades tiene de quedarse después de los últimos acontecimientos. El 5-2-3 parecía más un recurso por las bajas que una certeza. El Turco también ensayó con el 3-4-3, el 4-4-2 ante el Fulham y a ratos ha jugado con el 4-2-1-3 que caracterizaba la era Berizzo.

LA DECEPCIÓN

Emre Mor no aprovecha la mano tendida del técnico. Antonio Mohamed llegó a Vigo mostrando su convencimiento de que Emre Mor sería un jugador importante, pero cinco semanas le han bastado para darse cuenta de que reconducir al turcodanés es tarea harto complicada. Lejos de aprovechar la mano tendida, Mor ya ha tenido más de un encontronazo con sus compañeros en los entrenamientos y el sábado perdió más tiempo discutiendo con el árbitro que jugando al fútbol.

De hecho, el entrenador argentino le dio etiqueta de titular en el primer partido pero poco a poco a ido adoptando un papel secundario y todo indica que no comenzará la temporada como titular ante el Espanyol pese a tener una buena oportunidad.

Los próximos meses (hasta el mercado invernal) serán claves para un jugador que costó 14 millones y que despertó la admiración del celtismo y que no está correspondiendo en la cancha.

LA SORPRESA

Dennis Eckert, máximo goleador con dos dianas. El alemán es el único superviviente del casting de los jugadores del Celta B que ha llegado hasta el final de la pretemporada. Y lo ha hecho con trabajo, ganándose el puesto de titular ante la ausencia de Maxi Gómez en detrimento de Claudio Beauvue y marcando dos goles, el único de los célticos que anotó por partida doble hasta el momento.

Parece que a Dennis se le da bien estar con el primer equipo. Le hizo dos al Pachuca en un amistoso el verano pasado y ahora lleva otros tantos. Además, trabaja a destajo en la presión y siempre busca un desmarque ante los centrales rivales.

Su futuro inmediato estará relacionado con el de Beauvue, a quien el Celta podría buscarle acomodo antes de que acabe el verano. El guadalupeño no vio puerta en ninguno de los cinco partidos y tampoco estuvo demasiado inspirado. El alemán podría ocupar su lugar. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Muy lejos del ideal para arrancar