La arena es para la pretemporada

Antonio Mohamed, el nuevo técnico del Celta, tiene como norma en el inicio de la preparación que sus equipos hagan parte del trabajo físico en la playa, con sesiones con similitudes al crossfit


Antonio Mohamed podría introducir una novedad en la pretemporada del Celta si mantiene sus rutinas de trabajo. Durante su estancia en Rayados de Monterrey, el Turco siempre apostó por el trabajo en la playa en las primeras semanas y el anuncio de que el conjunto vigués hará una concentración entre Portonovo y A Toxa alimenta la posibilidad de que pueda mantener su tradición.

A diferencia de otros deportes como el atletismo, Mohamed no utiliza el agua como elemento de entrenamiento, sino que su trabajo se centra en la arena y en las zonas de hierba próximas que puedan existir. En Monterrey los preparadores físicos del Turco apostaban por un trabajo muy parecido al crossfit, con diferentes estaciones en donde se iba combinando varios apartados como pesas o cuerdas elásticas para ejercitar distintos grupos musculares.

Tomando como referencia la pretemporada durante la estancia en México, el trabajo en la playa no se realiza a diario, sino cada tres días y a primera hora de la mañana. Cuando tocaba arena luego quedaba una sesión de fútbol más suave con ejercicios con balón en espacios reducidos y con poca intensidad. Por contra, los días sin playa podrían incluir hasta tres entrenamientos por jornada, comenzando con trote sobre la hierba a primera hora, gimnasio al mediodía y fútbol para cerrar en día. Todo, durante un espacio de tiempo no superior a las dos semanas de duración.

Esta rutina de pretemporada la repitió el técnico argentino en Rayados tanto antes del Torneo Apertura como Clausura con la única excepción de una temporada en diciembre en donde el equipo llegó a la final de Copa y se quedó sin tiempo material para llevarla a cabo. Siempre en la Riviera Maya y en un complejo exclusivo y aislados del mundo y sin contacto ni con los aficionados ni con los medios de comunicación, muy a la europea.

Si la playa es la principal novedad, todo lo demás del plan Mohamed para la pretemporada tiene reminiscencias a la época de Berizzo. Partiendo de la base de que el Turco también se decanta por equipos muy intensos y que apuestan por la presión alta, lo que requiere un gran despliegue atlético. Eso provoca que el primer ciclo de pretemporada tenga una importante carga física. La resistencia y la potencia son los dos aspectos a los que otorga especial atención en el arranque del trabajo.

Pocos partidos

Mohamed no es amigo de muchos partidos en pretemporada, algo que tampoco le gustaba demasiado al Toto. Durante esa primera fase de trabajo por norma sus equipos solo disputan un encuentro con algún equipo local al final de la concentración, aumentando después la exigencia hasta disputar un máximo de cinco choques en toda la pretemporada. Por el momento el Celta tiene cerrados, y confirmados, tres encuentros comenzando por el 27 de julio en Portugal ante el Sporting de Braga y dos encuentros más en Inglaterra ante Southampton y Fulham.

Una semana para perfila el equipo que arrancará

Quedan ocho días para que el Celta con el sello de Antonio Mohamed comience a rodar. Ocho días en los que la dirección deportiva celeste tendrá mucha tarea si quiere que el lunes 9 se cite en A Madroa un equipo que pueda ser similar al que acabará jugando. Porque el club vigués entrará en la última semana de las vacaciones con la operación salida atropellada y con algunos puestos a reforzar.

Álvaro Lemos y Dejan Drazic son los dos únicos futbolistas a los que el club vigués ha trasnferido. El primero, al Las Palmas, y el segundo a Serbia. La venta de Théo Bongonda al Zulte parece solo pendiente de anuncio y el Espanyol se perfila como el equipo en el que recalará Borja Iglesias. A mayores, queda que se cierren los flecos de la operación Tucu Hernández a Independiente, aunque su marcha obligará a Miñambres a mover ficha en el mercado para encontrarle sustituto, un puesto que, a priori, no tenían previsto reforzar.

Así las cosas, la lógica invita a pensar que en esta semana se solventarán las operaciones avanzadas pendientes de detalles, para evitar que el día 9 se citen en A Madroa futbolistas que no contarán para el proyecto céltico. Mención aparte merece el caso de Wass, que en mayo se despidió de sus compañeros, pero a estas alturas todavía no ha cerrado su llegada a otro equipo. Podría darse la situación de que su traspaso no cuaje -o no lo haga todavía- y tuviese que regresar a Vigo, algo que probablemente no entraba en los planes del danés, al que continúan vinculando con el Valencia.

Entre las decisiones que el cuerpo técnico de Mohamed deberá concretar con la dirección deportiva celeste está la lista de futbolistas de la cantera que comenzarán a trabajar a las órdenes del Turco. Kevin y Juan Hernández ya han sido confirmados con el primer equipo, lo mismo que un Brais Méndez que ya ejerció la campaña pasada.

Las caras nuevas del vestuario las pondrán el central Araujo, el lateral David Juncá y el mediocentro Okay Yokuslu. Los tres son hasta la fecha los únicos fichajes confirmados del verano.

Las grandes ausencias del día 9 serán los tres mundialistas, Aspas, Maxi Gómez y Sisto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La arena es para la pretemporada