Tucu: «Me quedan dos años y en el Celta estoy contento»

El argentino trabaja con un entrenador personal de Tucumán en vacaciones


Rancagua es un lugar especial para el Tucu Hernández. Allí, de la mano de O’Higgins, disfrutó de las mieles del éxito y se ganó la llave del fútbol europeo. Por eso el argentino no dudó en viajar hasta Chile durante sus vacaciones, concediendo una entrevista al programa Voz Deportiva de Radio Caravana 97.3 FM en la que habló de pasado, presente y futuro.

Al ser cuestionado sobre su situación actual, el centrocampista recordó que «yo estoy en el Celta, me quedan dos años y la verdad es que estoy contento. Son ya tantos años que uno ya se acostumbra, ya conozco cada rincón de la ciudad y se maneja muy bien y la familia también está contenta, que es algo importante para el jugador». Pero, dicho esto, el internacional añadió que «ahora, a ver qué pasa porque nunca se sabe lo que puede llegar a pasar. Uno puede estar ahí, en otro momento puede tomar rumbo para otro lado. Pero los jugadores tenemos que estar listos porque es así como se maneja».

La situación de Hernández es que tiene contrato en vigor con los célticos y que Antonio Mohamed, a través del club, le transmitió que cuenta con él, algo determinante. Después de un año de escaso protagonismo con Unzué, el jugador y su entorno habían puesto sobre la mesa todas las posibilidades, y aunque el futbolista tiene al Celta como primera opción, necesita garantizarse protagonismo para la próxima campaña al estar en la plenitud de su fútbol y para asegurarse seguir siendo parte de la selección chilena. De ahí la importancia de que Mohamed quiera contar con él.

Entrenando en vacaciones

A pesar de estar de vacaciones, Hernández está siguiendo una rutina de entrenamientos de la mano de un preparador personal que conoce desde hace años. «Estoy disfrutando porque siempre viene bien un descanso, pero también extrañando no entrenar en el día a día, por eso vine con el profe, esperando para llegar a punto para la pretemporada», detalló.

Walter Rodríguez está siendo el encargado de mantener al Tucu en perfecta forma. «Me ayudó con el entrenamiento desde chico y nos conocemos desde niños. Desde los 15 o 17 años, siempre cuando tuvo tiempo me dio una mano cuando estuvo en Tucumán. Esa amistad sigue y ahora han pasado los años pero sigue conmigo», desgranó en la entrevista el futbolista del Celta. El internacional con Chile reconoció que estos días está mirando de reojo el Mundial, después de haberse llevado el disgusto d que Chile no consiguiera el pase.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Tucu: «Me quedan dos años y en el Celta estoy contento»