Caparrós piensa en Maxi como rematador para el Sevilla

El delantero del Celta es una petición expresa de Pablo Machín pero su cláusula de 50 millones puede frenar la operación


A Maxi Gómez continúan saliéndole nuevas novias. A los equipos a los que ya se le había vinculado en las últimas semanas se suma ahora el Sevilla, que ha mostrado un gran interés en hacerse con sus servicios, según se insiste desde la capital hispalense. El director deportivo del club, Joaquín Caparrós, ha puesto sus ojos en el uruguayo, que también es del agrado del nuevo inquilino del banquillo sevillista, Pablo Machín.

La cláusula de rescisión que establece el contrato que vincula a Maxi con el Celta desde hace justo un año es de 50 millones de euros, una cantidad que en teoría no estaría dispuesto a pagar el club andaluz. En Sevilla se habla ya de cantidades que rondan los 25 o 30 millones como tope que podrían desembolsar por él. A prioiri, el Celta no accedería a una operación con estas cifras, sino que la idea que se viene transmitiendo desde el club es que los futbolistas con los que cuentan para el proyecto de Antonio Mohamed, incluido el de Paysandú, solo saldrían previo abono de la cláusula. Además, el 20 % pertenece todavía a Defensor, el club de origen del delantero.

Maxi llegó a Vigo siendo un desconocido el pasado verano. Fichaba como apuesta de futuro, avalado por sus goles en una liga menor como la uruguaya. Costó a la entidad viguesa cuatro millones de euros, por lo que su venta por las cifras que se manejan supondría en todo caso un negocio redondo para un jugador al que su temporada de debut en España le fue suficiente para demostrar que la apuesta había sido un acierto. 18 goles en Liga fueron su carta de presentación para entrar en los planes de Óscar Tabárez y disputar el Mundial de Rusia que comienza este jueves.

Recientemente, Maxi Gómez cambiaba de representante. El delantero pasa a estar en cartera de la agencia británica Stellar Group, lo que le abre una ventana para el mercado más allá de la Liga. De hecho, ha trascendido el interés de conjuntos de la Premier y la Bundesliga que también se han fijado en del futbolista del Celta.

Anteriormente, a Maxi le llevaba Marcelo Tejera, de la mano del cual llegó a Vigo en junio del 2017. Sin embargo, el uruguayo no quedó satisfecho con la manera en la que se gestionó la oferta china del pasado mercado de invierno. Entonces llegó a darse por hecha la salida del Celta a los pocos meses de llegar, aunque Gómez nunca estuvo por la labor de hacer las maletas rumbo a Asia a esas alturas de temporada y con el Mundial de Rusia en perspectiva.

El propio Maxi comentó tras el último partido de Liga que su intención es seguir en Vigo una temporada más y que no se le pasaba otra opción por la cabeza. Llegó a afirmar con rotundidad que la próxima temporada volverá a vestir de celeste. Además, a su llegada a Uruguay incidió en lo feliz que se ha sencontrado en su primer año en el Celta y lo agradecido que se siente por la oportunidad que le brindó el club vigués.

De momento, Maxi está desde hace dos días en Rusia con el resto de la expedición celeste. Lo que pase con su futuro tras el Mundial, y si Sevilla es un destino factible para él, está por ver.

Votación
7 votos
Comentarios

Caparrós piensa en Maxi como rematador para el Sevilla