Un Celta sin alma deja escapar el último tren a Europa

Los errores defensivos y la incapacidad para crear peligro costaron una abultada derrota al equipo de Unzué


Noche aciaga, una más, para el Celta en Villarreal. Bacca aniquiló antes de llegar al descanso a los celestes, que acusaron su debilidad en defensa y contaron prácticamente sus errores por goles en contra. Las opciones europeas se esfumaron de la peor manera posible: con una sensación de inconsistencia por parte de un Celta que acumula siete jornadas sin ganar a domicilio y que, pese a las decisiones arbitrales polémicas, ha dejado escapar sus opciones continentales por deméritos propios.

Once

Los mismos titulares con el regreso de Jonny. El entrenador del Celta, Juan Carlos Unzué, apostó por los mismos once futbolistas de la pasada jornada ante el Valencia con el único cambio de Jonny, que volvía tras cumplir ciclo de tarjetas, por el lesionado Roncaglia. Insistió el navarro con Jozabed, sentando una vez más al Tucu Hernández en el banquillo. Y también volvió a decantarse por el 3-5-2 en la salida de balón, sistema que empleaba por primera vez fuera de casa y en esta ocasión con resultados nefastos para los intereses de los celestes.

Árbitro

Dos decisiones tan polémicas como trascendentales. No se había cumplido el primer minuto de juego cuando Asenjo cometió un penalti claro sobre Daniel Wass. El colegiado, sin embargo, señaló que la acción se había producido fuera del área y privó al Celta del intento de ponerse por delante desde los once metros. Más tarde, con el 1-1 en el marcador, dio por buena la acción en la que Bacca volvía a poner por delante a los suyos pese a haber un claro fuera de juego. Dos decisiones polémicas que pudieron haber cambiado el partido.

Primera parte

Dominio y posesión para morir a la contra. El Celta entró bien al partido y más allá del penalti, tuvo otra ocasión clara que Maxi Gómez desaprovecha a centro de Brais. El dominio fue la mayor parte del tiempo para los visitantes, pero los errores defensivos, de bulto, lastraron por enésima vez al equipo vigués, que en ataque apenas creaba peligro. Tres contras se convirtieron en tres goles del Villarreal, el segundo tras el saque de centro del tanto del empate celeste.

Segunda parte

Un Villarreal cómodo frente a un Celta impotente. El dominio celeste estéril continuó en la segunda mitad con el añadido de que el Villarreal se sentía cómodo y dejaba hacer a los celestes, esperando su error para salir a la contra, pero gestionando su ventaja y sabiendo que tenía el partido en el bolsillo. Así llegó el cuarto gol para el conjunto de Calleja mientras el Celta apenas creaba peligro real.

Cambios

El Tucu, penúltimo relevo. Unzué optó por sentar al Tucu, que fue su penúltimo cambio y quizá el que más se echó el equipo a la espalda. El primer relevo fue Boyé por Brais, que no tuvo su día, y por último, Mor por un Jozabed desaparecido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un Celta sin alma deja escapar el último tren a Europa