La tradición se convierte en obligación

El Celta necesita prolongar su buena racha ante el Barcelona para mantener viva la llama continental

.

vigo / la voz

El Celta le ha cogido el gusto a incordiar al Barcelona en Liga en las últimas temporadas, pero la tradición esta noche se convierte en obligación aunque el conjunto culé llegue a Vigo con su flamante récord de 39 partidos sin perder y ningún equipo haya sido capaz de doblegarle hasta el momento en el torneo doméstico.

Los célticos apenas han tenido tiempo para lamentaciones después del resbalón superlativo de Leganés. Tres días después el fútbol le da una nueva oportunidad para que la lucha por Europa no se convierta en una utopía. A falta de seis jornadas los vigueses tienen cuatro puntos de desventaja sobre el séptimo y por Balaídos pasa el último tren de la esperanza. El Barcelona aterriza en Vigo recuperándose de la eliminación en Champions, con la Liga descontando fechas para que el título sea cuestión matemática y con la final de la Copa del Rey a cuatro días vista. La victoria del sábado sobre el atribulado Valencia ha situado de nuevo en el camino correcto a los de Valverde y de paso los ha sacado de la depresión de verse fuera de la semifinal de la primera competición continental cuando lo tenía todo a favor.

Para los azulgrana la salida a Balaídos se presenta como un partido puente camino del primer título de la temporada, de ahí que la opción de realizar rotaciones de cara al sábado esté muy presente. De entrada, ya se quedan en la capital catalana Piqué, Iniesta, Busquets y Rakitic, en proceso de recuperación. Aunque hablar de relevos cuando Coutinho o Dembélé son los que pueden entrar en el campo suena a carcajada.

Por encima, el Celta no puede contar con su teórico once de gala. Se cae una pieza clave como Hugo Mallo en el lateral derecho, el Tucu, lesionado además de sancionado, tampoco estará sobre el verde, e incluso Radoja, que apuntaba a titular, es seria duda por unas molestias derivadas de sus contados minutos sobre el césped de Butarque en el desastroso partido del sábado pasado.

Alineaciones Celta- Barcelona
Alineaciones Celta- Barcelona

Con este escenario, la lógica apunta a un retoque masivo de líneas para los célticos. Wass parece el primer candidato a ocupar el puesto de lateral derecho y Roncaglia, titular en los partidos de casa, debiera reemplazar a Cabral, perdido en territorio pepinero. En el centro del campo aparece el mayor galimatías. Lobotka, que está lejos de su mejor momento, se perfila como el más fijo de todos, con Brais con opciones de ocupar el costado derecho como hiciera en Barcelona y con Radoja, si se recupera, ejerciendo de mediocentro de contención al lado del eslovaco.

En ataque, se da por hecho el regreso de Maxi Gómez para acompañar a Iago Aspas después de probar el banquillo por primera vez ante el Leganés durante el primer tiempo.

Con esta escenografía, y para mantener la tradición, el Celta necesita un partido completo de principio a fin. Con buena circulación de balón, con acierto ofensivo para seguir siendo la peor pesadilla de Ter Stegen y con inspiración defensiva para evitar que Messi y Luis Suárez causen estragos. Es decir, todo lo contrario de Butarque.

Radoja es duda y Alende entra en una lista de 19

Juan Carlos Unzué convocó a 19 jugadores para el partido de mañana frente al Barcelona entre los que está de nuevo Mazan y entra también el jugador del filial Diego Alende. A las bajas por sanción del Tucu Hernández y Hugo Mallo, que vieron la quinta amarilla el pasado sábado frente al Leganés, se suma sin embargo un nuevo contratiempo: Radoja arrastra molestias y, aunque entra en la lista, es duda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La tradición se convierte en obligación