Mouriño tensa más la cuerda y deja solo a Caballero en el palco

Mantendrá la decisión «mientras no cumpla su palabra y deje de atacar a la entidad»

.

Vigo

Carlos Mouriño y su consejo de administración en el Celta no se sentarán más con Abel Caballero en el palco de Balaídos mientras el alcalde «no respete y cumpla los acuerdos alcanzados con el club», según puso de manifiesto la entidad por medio de un comunicado en la tarde de ayer. La medida ya se hará efectiva en el partido de esta noche ante el Barcelona y se mantendrá en el resto de las contiendas pendientes. «El Celta informa que ningún directivo del club se sentará en el palco presidencial del estadio de Balaídos al lado del alcalde de Vigo, Abel Caballero, mientras éste no cumpla su palabra y no deje de atacar sin motivo a la entidad», rezaba el comuninado hecho público por el club a última hora de la tarde de ayer. Fuentes de la entidad no aclararon si el consejo del cuadro vigués acudirá o no al palco en el partido de esta noche.

El plantón al alcalde de Vigo no tiene fecha de caducidad y se mantendrá hasta que el regidor cumpla los acuerdos «entre ellos -indica la nota- realizar una remodelación del estadio que incluya los servicios, espacios y comodidades para nuestros aficionados que requiere un estadio de primer orden en una Liga de primer nivel, otorgar la concesión de Balaídos en unas condiciones pactadas y con la finalización de las obras en los plazos acordados, y respetar el crecimiento del Celta en el municipio limítrofe de Mos». La ciudad deportiva es el último caballo de batalla en una guerra que ya dura en el tiempo y que lejos de encontrar un punto de encuentro parece no tener fin.

Abel Caballero es un fijo en el palco de Balaídos en los partidos del Celta, y el consejo de Carlos Mouriño ha escogido uno de los encuentros del año para escenificar el desencuentro. El alcalde tiene un día repleto de reuniones en Madrid (la última a las 16 horas) y en su agenda no aparece el partido, aunque no puede descartarse su presencia, algo que no aclaró su equipo.

A lo largo del conflicto, y aun evidenciando diferencias en algunas ocasiones, los célticos no habían llegado tan lejos. Caballero siempre se ha mantenido al margen de las descalificaciones, apostando por el silencio en todo el contencioso.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que, por protocolo, a la primera autoridad municipal le corresponde un lugar preferente en el palco, una posición que habitualmente compartía con el propio Mouriño Atanes. Falta por ver cuál es la escenificación y cómo se colocan.

«Al campo vamos a ver fútbol, no a hacer política»

El anuncio del Celta de que Carlos Mouriño se alejará de Abel Caballero en el palco fue interpretado ayer en el Concello como un movimiento para ahondar en la división entre las dos instituciones. Fuentes del Ayuntamiento son rotundas: «Nosotros vamos al campo a ver fútbol, no a hacer política». Las declaraciones del mismo entorno dejan muchas sugerencias flotando: «Este gobierno fue democráticamente elegido por los ciudadanos y se debe a los ciudadanos. Otros defienden sus intereses», una alusión que, aunque velada, parece dirigida a la condición de empresario de Carlos Mouriño. Esta declaración «no obedece al interés del Celta y la ciudad de Vigo sabe muy bien a qué razones obedece».

El gobierno local siempre insiste en que defiende los intereses de la ciudad y en que Balaídos está viviendo la mayor remodelación de su historia. «Hay dos gradas hechas y el proyecto de Gol, Marcador y el aparcamiento está en marcha. Ningún campo de fútbol de España está en una remodelación de esta envergadura pagada con fondos públicos; en tiempos y plazos adecuados», aseguran fuentes municipales. Está por ver si esta tarde el alcalde Abel Caballero acude finalmente al estadio.

Votación
13 votos
Comentarios

Mouriño tensa más la cuerda y deja solo a Caballero en el palco