Con repetir, difícil que baste

El Celta necesita mejorar los 14 puntos del último tramo de la primera vuelta


El Celta inicia la cuenta atrás para el final de Liga. Hoy vuelve a los entrenamientos y el sábado le espera en San Mamés el primero de los nueve partidos que restan. Esta recta final se presenta como una especie de contrarreloj en la que el conjunto vigués tiene que remontar una desventaja de cuatro puntos con respecto al Girona, el equipo que en estos momentos ostenta la séptima plaza que debe dar derecho a Europa. Y para conseguirlo, el grupo de Unzué debe mejorar las prestaciones del mismo tramo final en la primera vuelta, cuando sumó 14 puntos. Con 53 parece muy difícil atrapar ese lugar.

En la estadística de los equipos implicados en la lucha por la sexta plaza (que ostenta el Sevilla y está a seis puntos de los vigueses) en la recta final de la primera vuelta el Celta no marcó diferencias, porque otros cuatro equipos (Girona, Athletic, Getafe y Vallarreal) igualaron los mismos 14 puntos, mientras que el Eibar disparó su cuenta de resultados hasta los 19. En esa secuencia de calendario el Celta ganó cuatro partidos (Athletic, Leganés, Deportivo y Levante), empató dos (Barcelona y Real Madrid) y cayó en tres ocasiones (Sevilla, Valencia y Villarreal).

En esta fase quien más flojeó fue el Leganés (7 puntos), seguido de una Real Sociedad que ya está a diez del corte de Europa. También resulta llamativa la serie en el mismo tramo del Sevilla, que, igual que ahora, estaba enfrascado en batallas de Champions. Los de Montella sumaron diez puntos en esos últimos nueve partidos, una cifra que podría resultar insuficiente para ir a Europa vía Liga.

Números al margen, las opciones del Celta pasan por alcanzar la regularidad pendiente y por volver a sumar a domicilio.

Unzué, en su año en el Numancia, sumó 12 de los últimos 27 puntos

En su única experiencia en el banquillo como primer entrenador, Unzué no pudo acelerar el paso del Numancia en la campaña 2010/11, cuando el conjunto soriano sumó doce de los últimos 27 puntos en disputa. Hay que tener en cuenta que en aquel entonces el escenario para los rojillos era de cerrar la salvación, ya que sumaban 45 puntos y tenían un colchón de diez con respecto al descenso. Al final de curso acabaron con 57 puntos en la décima posición en un año en donde la regularidad tampoco fue la mejor virtud del equipo del técnico navarro.

La secuencia de esos últimos nueve partidos de Unzué como primer entrenador comenzaron con tres derrotas consecutivas (Granada, Recreativo y Betis), para empatar después con el Valladolid para acabar la liga con tres victorias (Albacete, Ponferradina y Girona) y dos empates (Las Palmas y Salamanca).

Ahora el conjunto que prepara Unzué pelea por otro objetivo pero sin la presión que significa la salvación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Con repetir, difícil que baste