500 partidos consecutivos con gallegos en el once

El último encuentro sin ningún futbolista autóctono en el equipo titular fue en abril del 2007


Vigo

El 15 de abril del 2007 el Celta saltaba al césped de Balaídos para disputar el derbi de esa campaña frente al Deportivo sin un solo gallego en el once. Desde aquella jornada 30 de la temporada 2006/2007, esa circunstancia nunca ha vuelto a darse. Casi once años después, el equipo vigués cumplía el pasado domingo frente al Atlético 500 partidos alineando al menos a un futbolista de la comunidad gallega en todos y cada uno de los compromisos oficiales que ha disputado. Son datos de la cuenta de Twitter Afouteza e Corazón.

En aquella campaña hace ahora once, Oubiña estaba completamente consolidado en el equipo, pero la quinta amarilla vista en el anterior encuentro hizo que la lista de los 500 que ahora seguirá creciendo comience el 22 de abril del 2007. En esa misma temporada, aparte del vigués, también sumó un puñado de titularidades el porriñés Jonathan Vila.

Uno y otro canterano siguieron garantizando titularidades gallegas durante varios cursos más cada uno. Y poco a poco se les fueron sumando nuevos nombres, casi siempre desde la cantera. Algunos de largo recorrido y otros de manera puntual, dos extremos que se ejemplifican con los casos de Roberto Lago y Richy Álvarez, que se estrenaron en onces del primer equipo en la temporada 2007/2008.

La siguiente sería la de los Rubén González Rocha, Trashorras, Dani Abalo, Yoel Rodríguez y el que estaría llamado a ser para muchos el mejor gallego de la historia del club: Iago Aspas. Hugo Mallo, Túñez, Joselu, Álex López y Mateo Míguez, este de manera testimonial, debutarían en el curso 2009/2010, mientras que otro de los que continúan en la plantilla, Sergio Álvarez, tendría que esperar todavía a la siguiente, en la que les llegó la oportunidad a Jota Peleteiro, David Soto y Víctor Vázquez, Churre.

En la campaña del ascenso le tocó el turno a Toni Dovale y, ya en Primera, a Jonny y Rubén Blanco. La lista se completa en el último lustro con Santi Mina, David Costas, Borja Fernández, David Goldar, Iván Villar, Álvaro Lemos y Brais Méndez, que debutaba este mismo año. A todos ellos hay que sumar, para terminar una lista de 29 futbolistas, a Noguerol, que debutó en el curso 2000/2001, pero contribuyó en su segunda etapa a estos 500 partidos con gallegos.

Jonathan Vila: «Es fruto de la apuesta del club por la cantera»

La temporada en la que comienza la actual serie de partidos del Celta con gallegos en el once titular fue la del debut de Jonathan Vila. El porriñés se sumó a Jonathan Aspas y a Oubiña, que pertenecía al primer equipo desde el 2003, y sumó sus primeras titularidades en ese curso 2006/2007 de recuerdo agridulce. «Para mí era cumplir un sueño que con el descenso se convirtió en pesadilla», comenta.

Más allá de eso, y pasado el tiempo, muestra su «enorme orgullo» por pertenecer a la nómina de 28 jugadores que han contribuido al medio millar de encuentros del Celta con gallegos defendiendo su camiseta de manera consecutiva. «Es un dato que impresiona. Y más pensando en mis inicios, cuando no era nada fácil llegar», reflexiona. El canterano tiene muy claro cuál ha sido el motivo de que hoy se pueda hablar de estos registros. «El club apostó fuerte por la cantera, por unos motivos u otros, y es fruto de ello. Después lo ha seguido haciendo», afirma.

Vila recuerda con nostalgia como llegaron a ser «siete u ocho jugadores de categorías inferiores en el equipo titular, o incluso más». En concreto, fueron nueve los que Paco Herrera alineó el 1 de abril del 2012 frente al Villarreal: el propio Vila más Sergio, Hugo, Túñez, Roberto Lago, Álex López, Oubiña, Toni y Aspas, que además ganaron ese partido.

«El club se ha encargado de demostrar a la cantera que con trabajo todo llega», analiza el actual jugador del Recreativo de Huelva, de 32 años recién cumplidos. Esa es la respuesta que él daría si un canterano le pregunta cuál es el secreto para conseguirlo. «La ilusión la tienen todos. Luego necesitas trabajo, esfuerzo, sacrificio y lucha en el día a día. También confianza. Yo estaré agradecido a Fernando Vázquez y Rafa Sáez -sus técnicos en el primer equipo y en el filial-».

Añade Vila que los canteranos del futuro tienen mejores ejemplos imposibles en los que fijarse con Hugo, Iago o Sergio -«un profesional increíble»-, con los que se muestra también orgulloso de haber compartido vestuario. «Para mí en ese momento el referente era Oubiña, el espejo en el que mirarme. Lo decía entonces y lo sigo diciendo». A base de tratar de seguir sus pasos, lo logró. «El día que me dijeron que iba a hacer aquella primera pretemporada no me lo creía. Fue un sueño eso y todo lo que vino después», finaliza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

500 partidos consecutivos con gallegos en el once