Getafe como punto de partida

El Celta inicia en un campo nada propicio y ante un duro rival un ciclo crucial para sus aspiraciones


El Celta cierra la jornada con la posibilidad de volver a colocarse al frente del pelotón que lucha por la séptima plaza. Getafe es la primera de las cuatro etapas consecutivas que el conjunto de Unzué ha marcado en su hoja de ruta para postularse como claro candidato al regreso a Europa.

Tres de esas citas serán ante rivales directos y el Getafe es uno de ellos. En el año de su regreso a Primera (su ausencia fue solo por una temporada), Bordalás está exprimiendo al máximo el potencial de los madrileños, que viven de la intensidad, la organización, la corrección táctica y la calidad de sus hombres de arriba. El Celta ya experimentó en sus carnes su potencial en el partido de la primera vuelta, que acabó en empate a un gol después de una licencia defensiva viguesa de última hora. Los azulones llegan al partido con una racha de cinco jornadas sin perder (cuatro empates y un triunfo) e invictos en casa desde el mes de octubre, cuando el Real Madrid se llevó el triunfo por la mínima. Los blancos, el Barcelona y el Sevilla, los únicos que ganaron allí, sufrieron lo indecible para salir victoriosos.

Esta tarjeta de presentación unida a la dificultad histórica que supone el Coliseum para el conjunto vigués, hacen pensar en un partido de lo más duro, que necesita cocerse a fuego lento y en donde responder a la intensidad y al músculo de la misma manera se antoja capital.

Argumentos que invitan a pensar en que el Tucu Hernández y Cabral son dos claros candidatos a hacerse con un puesto en el once inicial de esta noche en detrimento de Radoja y Roncaglia. Todos los demás serían los mismos que Unzué viene utilizando de un modo más habitual.

El Getafe no podrá contar para el partido con el lesionado Markel Bergara y el sancionado Vitorino Antunes, que ya cumplió el segundo ciclo de amonestaciones. Por contra, vuelve el central Juan Cala, lesionado la semana pasada y que descartó una oferta del fútbol chino en los últimos días.

Una de las dudas es saber si Bordalás apostará por su dibujo tradicional o se decanta por una defensa de tres centrales dadas las ausencias. Sea cual sea la propuesta, el Celta tiene claro que quiere el balón y el control de partido, pero minimizando los riesgos ante un rival con argumentos para desestabilizar.

Cuatro de los siete partidos a domicilio de los vigueses serán en Madrid

Al Celta le quedan siete partidos a domicilio esta temporada y cuatro de ellos van a tener como escenario la Comunidad de Madrid, comenzando por la contienda de esta noche en Getafe. Luego llegará la visita al Wanda Metropolitano y a Butarque, para echar el cierre en el Santiago Bernabéu en la que será la última cita a domicilio del curso. Girona, Bilbao y Villarreal completan el mapa viajero del conjunto de Unzué.

Tradicionalmente Madrid no es un territorio favorible para los intereses del conjunto gallego. Por la dificultad de puntuar en escenarios míticos como Chamartín o antes el Manzanares, pero tampoco se le ha dado bien al Celta Vallecas y el Coliseum.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Getafe como punto de partida