«Si un club quiere a Iago, primero tiene que dirigirse al Celta»

El Beijing pone los ojos en Aspas, pero su entorno prioriza el interés del club vigués


vigo / la voz

Comentaba Felipe Miñambres, director deportivo del Celta, que con un jugador de la calidad de Iago Aspas jamás se puede estar del todo tranquilo. Su nivel y rendimiento le han convertido en uno de los delanteros más en forma del fútbol español y eso conlleva que todo el balompié internacional se fije en él. El mercado europeo de fichajes ya caducó, por lo que los cantos de sirena de los cheques mareantes ya no pueden llegar del viejo continente, pero sí del fútbol asiático.

El Beijing Guoan chino, que anteriormente había puesto sus ojos en la revelación Maxi Gómez -que decidió no marcharse-, sigue muy de cerca ahora a Aspas, aunque hasta la fecha no ha presentado ninguna oferta formal al Celta. Y, mientras eso no suceda -el mercado cierra el día 28- , en su entorno ni siquiera van a entrar valorar la cuestión, ya que tienen claro que si alguien quiere llevarse a Iago, la hoja de ruta será primero acordarlo con el club, y luego ya le tocará al jugador valorar si le interesa. «Iago esá muy a gusto en el Celta, en su club, y si alguien quiere hacerse con sus servicios lo que tiene que hacer es dirigirse al Celta, negociar con él». Luego, si hay un acuerdo entre entidades, sería cuando Aspas y su entorno empezarían a estudiar la cuestión. «En ningún caso vamos a actuar de otro modo», subrayan fuentes muy próximas al futbolista, que consideran que ese sería el único procedimiento válido por respeto al Celta.

Aunque el fútbol da muchas vueltas, las posibilidades de que Iago Aspas se marche a golpe de febrero al fútbol asiático, por muy tentadora que pudiera resultar la propuesta, parecen muy remotas. Primero, porque el Celta, en boca de Miñambres, recordó hace unos días que «si en algún momento llega una oferta, tendrá que decidir, pero el club tendría que pagar la cláusula». Un peaje de 40 millones de euros que son un obstáculo importante para cualquier club, aunque la chequera del balompié asiático parezca no tener fondo.

El Beijing pagó recientemente al Villarreal 40 millones por Bakambu y Jonathan Viera, la primera opción que manejan los asiáticos por delante de Aspas, puede seguir sus pasos. El delantero del Las Palmas, como él mismo confirmó, está pendiente de que los clubes lleguen a un acuerdo, y su fichaje supondría un desembolso menor que el de Iago. Además, el Beijing está pendiente de posibles sanciones económicas y de puntos por no abonar el impuesto del lujo en el fichaje de Bakambu, una tasa que convertiría todavía en más cara la operación por Iago respecto a la de Viera.

En el caso Aspas entran también en juego otros dos factores, uno deportivo y otro sentimental. El atacante sabe mejor que nadie que está muy cerca de cumplir su sueño de disputar un Mundial y marcharse en febrero al fútbol asiático podría echar por tierra todo el empeño que ha puesto para hacerse un hueco en la lista de Lopetegui.

En el aspecto afectivo está que Iago está feliz en un Celta en el que encaja como un guante, tras haber probado fortuna en el fútbol británico y en el Sevilla. El moañés es en Vigo, al lado de su Moaña natal, donde mejor rendimiento ofrece.

Iago Aspas es el resultado de técnica, calidad, instinto, esfuerzo y mucho fútbol de calle. Todo ello, combinado, ha convertido al moañés en el futbolista que es y que el pasado domingo, frente al Espanyol, alcanzó su partido 400 como deportista profesional, según datos recopilados por Afouteza e Corazón.

 El moañés alcanza los 400 partidos como profesional, con 136 goles firmados

 A lo largo de los últimos once años y medio Aspas ha disputado más de 300 partidos con la camiseta celeste, repartiéndose entre los 84 que disputó en el filial y los 267 que lleva entre Primera y Segunda División. El primero de los 84 que jugó en Segunda B en sus inicios en el filial se remonta al 27 de agosto del 2006, cuando con 19 años recién cumplidos Rafa Sáez apostaba por incluirle en el once titular del debut liguero contra el Lugo. Un partido de mal recuerdo si se tiene en cuenta el resultado (4-0 en el Anxo Carro).

Alejandro Menéndez le hizo debutar con el primer equipo en Segunda el 8 de junio del 2008 frente al Salamanca -aunque se recuerda más su debut en Balaídos con los dos goles al Alavés un año más tarde-. Luego vendrían 266 partidos más.

Su paso por Liverpool añadió a su cuenta 15 contiendas, y en el Sevilla de Emery jugó 26. Con la selección gallega jugó un encuentro y con la española, siete. El atacante de Moaña lleva 136 goles, de los que 110 han tenido por testigo el escudo céltico. Y esta campaña todavía no ha terminado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

«Si un club quiere a Iago, primero tiene que dirigirse al Celta»