Cuando fútbol y racanería valen igual

El monólogo de juego y ocasiones solo le valió al Celta para empatar ante el especulativo Espanyol


vigo

 La racanería se llevó un punto de Balaídos. Burlándose de la estadística y del fútbol. El Celta hizo lo más difícil (darle la vuelta al marcador), pero de poco le sirvieron sus 18 tiros a puerta y su 71,5 % de posesión. Al Espanyol, con tres tiros, un carrusel de paradas de Diego López y un casi nada de balón le sobró para llevarse un punto del todo inmerecido. En el día en donde el Celta había recuperado gran parte de su ideario, con las bandas como puñales y con Maxi Gómez como feliz ejecutor.

Unzué decidió que era el momento para recuperar la esencia del ADN del Celta, y la puesta en escena fue prometedora. Mucho balón, criterio y paciencia ante un rival encantado de organizarse en campo propio. Pero la idea sufrió un duro golpe en la primera llegada del Espanyol. Lobotka erró por dos veces, los centrales no corrigieron la situación y Leo Baptistao corrió y remató a placer en la salida de Rubén Blanco. Un tiro perico, un gol, y el partido en donde quería Sánchez Flores.

El zasca dejó a los vigueses tocados y con dudas, y al Espanyol crecido en su papel de vivir del fallo. De nada servía que la posesión alcanzase cotas del 75 %, Diego López era un espectador más. Hasta que Hugo Mallo encontró grietas en la banda izquierda del rival y comenzó a colgar balones para Maxi Gómez. El portero espanyolista se encontró la pelota en el primer testarazo del charrúa, pero en el segundo nada pudo hacer. Jugada combinativa entre Iago Aspas y Hugo Mallo que acaba con centro del capitán y remate del uruguayo al fondo de la red.

Maxi pudo voltear el marcador poco después en una contra de Iago Aspas que remató con el pie derecho y sacó Diego López de una manera milagrosa.

El segundo tiempo comenzó muy previsible. Con el Celta absorbiendo toda la posesión pero con Diego López otra vez como espectador. Hasta que un desplazamiento largo de Sergi Gómez le obligó a coger el balón con las manos fuera del área. Wass sacó la falta y el lance agitó el partido en clave celeste. Los célticos se acordaron de sus bandas, Hugo Mallo sirvió a Wass (que vivió como verso libre durante casi todo el segundo acto) y su centro acabó con un remate de Maxi y un rechace de Iago. En el primero apareció una manopla providencial del lucense, que volvió a responder con el pie a un remate del moañés.

Pero a falta de once minutos y recién entrado en el campo, Emre Mor comenzó a justificar la importante inversión del Celta. Salió tan eléctrico como enchufado y con un eslalon metió un balón al corazón del área que Maxi Gómez gobernó como un nueve letal. Controló de espaldas, acomodó el balón y se dio la vuelta para fusilar al portero rival, con el punto de fortuna que la trayectoria del balón impactó levemente en un defensa y descolocó al vecino de Paradela.

Parecía que lo más difícil estaba hecho, e incluso Emre Mor puso a prueba a Diego López con un disparo desde la frontal, pero la sorpresa del partido estaba celosamente guardada para el desenlace. Un desplazamiento largo, sin aparente peligro, provocó la única licencia de Sergi Gómez en todo el partido, y a Gerard Moreno le bastó con proteger el balón y cruzarlo con magisterio para empatar el partido y dejar helado a Balaídos. Como en los no tan viejos tiempos, dos puntos volaban cuando menos se esperaba. Muy pocas veces la ecuación del reparto de puntos puede responder a semejante diferencia de méritos. 

Ficha técnica:

2. RC Celta de Vigo: Rubén; Hugo Mallo (Boyé, min. 89), Sergi Gómez, Roncaglia, Jonny; Lobotka, Wass, Radoja (Tucu Hernández, min. 75); Sisto (Emre Mor, min. 75), Maxi Gómez, Aspas

2. Espanyol: Diego López; Navarro, David López, Naldo, Aarón; Jurado (Sergio García, min. 60), Carlos Sánchez, Víctor Sánchez, Darder (Dídac Vilà, min. 72); Baptistato (Piatti, min. 72), Gerard Moreno

Goles: 0-1 Baptistao min. 10; 1-1 Maxi Gómez min. 32; 2-1 Maxi Gómez min. 79; 2-2 Gerard Moreno, min. 86

Árbitro: González González (colegio de Castilla y León). Amonestó a Tucu Hernández , Roncaglia, Hugo Mallo y Maxi Gómez por parte del Celta; a Víctor Sánchez, Diego López y Navarro por parte del Espanyol

Incidencias: partido correspondiente a la vigésimo tercera jornada de Primera División disputado en el estadio municipal de Balaídos ante 15.750 espectadores. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Cuando fútbol y racanería valen igual